La Comisión de Ecología Urbana y Emergencia Climática del Ayuntamiento de València aprobó ayer dos mociones que vienen a confirmar una idea que ha rondado todo el verano al govern del Rialto: modificar la ordenanza de playas para, entre otras cosas, ampliar la temporada estival, y prohibir el tabaco en alguna de sus nueve playas como prueba piloto que luego podría extenderse al resto. Ambas mociones salieron adelante con los apoyos del equipo de gobierno, PP y Ciudadanos, y contaron con la abstención de VOX.

Por lo que se refiere a la prohibición de fumar en una playa de la ciudad, es decir, designar una playa libre de humos, la moción la introdujo el PP y fue aprobada por el equipo de Gobierno, que recordó que esa ya era una idea suya barajada desde principios de verano.

La concejala popular Marta Torrado, firmante de la moción, explicó que su intención es concienciar a la gente del problema del tabaco y evitar la presencia de colillas en la arena, un elemento muy contaminante que tarda años en desaparecer.

«Nosotros queremos que se habilite una playa en la ciudad y que estudien la que quieran. Me da exactamente igual la que sea. Lo que queremos es sensibilizar de lo dañinas que son las colillas», dijo Torrado, que propone colocar puntos de información en la playa que se designe para sensibilizar a la gente e ir avanzando en ese sentido.

Informes para elegir

Desde el equipo de Gobierno confirmaron que se va a elegir esa playa, sobre la cual no tienen ninguna preferencia en este momento. Según fuentes municipales, ahora se pedirá un estudio de las diferentes posibilidades para conocer el número de usuarios, cuáles son las playas más sucias o cómo se ha abordado la situación en otras ciudades. Y con todo ello se tomará una decisión.

Y precisan que la playa sin humos ya era un compromiso del equipo de Gobierno y más concretamente de concejal de Playas, Giuseppe Grezzi.

El concejal de Ecología Urbana y vicealcalde, Sergi Campillo, destacó, por su parte, que se trata de «una propuesta muy consensuada entre todos los grupos de la oposición y el gobierno municipal».

Por otro lado, el grupo de Ciudadanos planteó un cambio en la Ordenanza de Playas, que data del año 2010 y fue modificada en el año 2016. Su intención era ampliar la temporada estival y hacer análisis obligatorios en dos puntos claves para la contaminación del litoral, como son el emisario de Vera y el azarbe de Pinedo.

Frente a esta moción, sin embargo, se presentó una alternativa por parte del PP, que fue la que finalmente se aprobó y que confirmaba el cambio de la ordenanza, pero no precisaba la obligación de hacer esos análisis del agua.

Para Fernando Giner, portavoz de Ciudadanos, es «sorprendente» que el Partido Popular se ponga del lado de Compromís «para evitar el control de las aguas fecales en las playas». Su idea es, simplemente, que no ocurra como este año, que ha habido que cerrar las playas varios días por la presencia de la bacteria E.Coli.

En cuanto a la temporada de playas, que es tanto como decir la temporada de vigilancia con socorristas, Giner cree imprescindible ampliar el periodo actual, que va de mediados de junio a mitad de septiembre. Su propuesta es tener un servicio completo de playas desde la Virgen (segundo domingo de mayo) hasta el 9 d'Octubre. «Los bañistas lo agradecerían y también los hosteleros, con los que hemos hablado esta semana y están de acuerdo», dice.