08 de octubre de 2019
08.10.2019
Urbanismo

Las líneas rojas de la remodelación de la plaza del Ayuntamiento de València

El acceso a la EMT y la explanada para las 'mascletades' son los límites del proceso participativo - La fuente, Vinatea y los quioscos, a debate

08.10.2019 | 15:55
Las líneas rojas de la remodelación de la plaza del Ayuntamiento de València

Parecía que la futura remodelación de la plaza del Ayuntamiento iba a quedar un poco «descafeinada» a tenor de las primeras premisas que había definido el Govern del Rialto para su peatonalización, pero con la puesta en marcha del proceso de participación se ha abierto el melón a cuestionarse prácticamente todo sobre el futuro de este espacio emblemático. De eso va una consulta ciudadana, de debatir y llegar a acuerdos. La línea roja que no traspasará este gobierno es que se debe mantener la explanada para las «mascletades» y tampoco se discutirá el acceso del transporte público, aunque como ya se anunció se remodelarán las líneas y se trasladarán algunas paradas en busca de una menor invasión del carácter peatonal que adquirirá la plaza, que debe prevalecer por encima de cualquier otra consideración, según ha explicado Elisa Valía, concejala de Participación.

Estas dos únicas líneas rojas permitirán debatir en los grupos de trabajo y en los talleres organizados sobre la idoneidad de mantener la actual fuente central, la estatua dedicada a Vinatea o el lugar que ocupan los quioscos de flores. Los puestos se respetarán, ha aclarado la vicealcaldesa Sandra Gómez, pero se podría estudiar otra ubicación en función de los usos que se aprueben en la plaza del Ayuntamiento.

Lo cierto es que cuestionarse los elementos actuales que forman parte de la plaza del Ayuntamiento permitirá tener una visión abierta del conjunto y con menos condicionantes a la hora de repensarla. Precisamente «Pensem la plaça» es la web (www.valencia.es/pensem-la) que centraliza todo el proceso participativo y que ya está activa, aunque hasta dentro de unos días no se abrirá la posibilidad de realizar aportaciones individuales.

Todo el proceso de participación se basará en tres ejes de control. El primero será un grupo motor liderado por diferentes colectivos que tendrán «un grado de implicación muy alto» en la reforma de la plaza, según ha explicado Valía. El segundo será un grupo de coordinación municipal con diferentes miembros de las diferentes concejalías que evaluará las propuestas presentadas y determinará las que son viables. Por último, se creará una mesa política con representantes de todos los grupos municipales para que puedan realizar las aportaciones que estimen oportunas.

Con todo, Elisa Valía explica que cualquier ciudadana o ciudadano de València podrá aportar su granito de arena en esta consulta y que quieren abordar todos los usos de la plaza, «desde el vecino que la usa cada día, pasando por el que solo viene esporádicamente». «Es la plaza de todos y la más emblemática de la ciudad, por lo que llegar a acuerdos a veces será complejo», augura la concejala socialista.

El Ayuntamiento de València quiere que el proceso de participación esté finiquitado antes de final de año. De hecho quieren presentar las conclusiones antes de Navidad. Una vez estén redactadas, estas líneas maestras para la reforma de la plaza se incorporarán al concurso de ideas que se convocará inmediatamente, ha señalado la vicealcaldesa Sandra Gómez.

Actuación blanda acorde

Antes de que llegue la reurbanización completa de la plaza, prevista para final de mandato si todo marcha bien, el próximo año se llevará a cabo la «peatonalización blanda», una actuación de urbanismo táctico que pondrá en marcha la concejalía de Mobilitat Sostenible y que será «lo más acorde posible al paisaje urbano actual», según Sandra Gómez.


Valía: «Será una plaza sostenible y feminista»

La remodelación de la plaza del Ayuntamiento se hará con perspectiva de género e inclusividad, y se definirá por el valor de la sostenibilidad, por lo que según la concejala de Participación, Elisa Valía, «será una plaza sostenible y feminista», en el sentido de que tratará de paliar las desigualdades estructurales que tiene actualmente los usos de este espacio.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook