09 de octubre de 2019
09.10.2019
Polémica

La comisión de la EMT arranca con críticas de la oposición a Grezzi por ser "juez y parte"

El PP ve "inaudito" que el presidente ejecutivo forme parte de las reuniones porque hay "un conflicto de intereses" - Ciudadanos pedirá la comparecencia de toda la cúpula de la empresa

09.10.2019 | 00:29
La Comisión de Investigación de la EMT inició sus trabajos ayer en la sede de la empresa pública.

Hacia las 7 de la tarde de ayer concluía la primera reunión de la Comisión de Investigación para tratar de esclarecer el fraude de 4 millones de euros que ha sufrido la compañía. Los consejeros de la EMT y concejales de la oposición de PP, Ciudadanos y Vox coincidieron en pedir sin éxito que Giuseppe Grezzi -presidente de la empresa municipal- no forme parte de la referida comisión porque es «juez y parte». Compromís y PSPV dieron su apoyo a Grezzi para que continúe con el argumento, tal como justificó el concejal de Movilidad Sostenible de que que en el propio Consejo de Administración de la EMT del pasado 2 de octubre «la oposición dio el visto bueno a la composición de esta comisión sin poner ningún inconveniente». «De hecho, he pedido ser el primero en declarar», subrayó.

«Parece como si la oposición no quisiera poner luz sobre lo que ha pasado y que se devuelva el dinero, sino que lo único que les interesa es encontrar responsabilidades políticas, aunque no las haya», advertía. «Yo me pregunto, ¿si estarán pensando que cuanto peor le vaya a la EMT será mejor para de ellos?».

Los populares criticaron duramente a Grezzi y al PSPV por ser su «cómplice». Sus consejeros Carlos Mundina y Marta Torrado consideraron «inaudito que el presidente ejecutivo de la compañía forme parte de una comisión en la que se va a investigar su gestión» en esta estafa millonaria. Mundina señaló que Grezzi tiene «un conflicto de interés personal y social como responsable político y presidente ejecutivo» y se preguntó si «se llamará a declarar como compareciente, y a continuación cambiará de silla para responder a sus propias preguntas». De hecho, Marta Torrado recordó que la estafa arranca «con un email del propio Grezzi».

En la misma línea, el concejal y consejero de la EMT a propuesta de Ciudadanos Narciso Estellés anunció que su formación va a citar a declarar a «toda la cúpula de la EMT», a los trabajadores y altos cargos que se han visto implicados e incluso a los habilitados nacionales del consistorio. Por su parte, el munícipe y consejero de Vox, Vicente Montáñez también coincidió con sus compañeros de la oposición en que no se les ha facilitado la documentación del caso y que así no pueden ejercer sus tareas de fiscalización del gobierno local. De hecho, tal como confirmó la presidenta de la Comisión de Investigación, la socialista Elisa Valía, los partidos de la oposición no han accedido a la documentación sobre la estafa hasta el momento. Uno de los acuerdos tomados ayer fue que se constituyera este órgano interno de la EMT, y que tendrá una duración de seis meses «prorrogables el tiempo que se considere necesario para esclarecer lo sucedido». En cuanto al calendario de reuniones, la propia EMT emitió un comunicado en el que dice que habrá dos sesiones al mes pero la próxima no tiene fecha determinada. Eso sí será 4 días después de entregarle toda la documentación sobre el robo a todos los consejeros y componentes, con ciertas reservas por estar las pesquisas policiales ya bajo una incipiente investigación judicial.

Oltra sale en defensa de Grezzi

Por la mañana, la vicepresidenta del Consell y lideresa de Compromís Mónica Oltra defendió a su compañero Giuseppe Grezzi y descartó que tenga que dimitir por el fraude de los 4 millones en la EMT.

«Si esta tarde -dijo irónicamente- un ladrón entra en el Palau de la Vicepresidencia y roba un cuadro de medio millón de euros, ¿también dirán que es culpa mía y pedirán mi dimisión?», se preguntó. «Antes -enfatizó y en alusión a la época del PP- lo que pasaba es que el ladrón que robaba a la administración estaba dentro y lo había nombrado el político, ahora hay mucha diferencia, porque los ladrones vienen de fuera de la administración».

La vicepresidenta señaló que desde 2017, «el Govern del Botànic reforzó la ciberseguridad para evitar robos y hackers en la administración autonómica» y se invirtieron 7,6 millones en potenciar los sistemas informáticos de la Generalitat.

Por su parte, el alcalde Joan Ribó declaró a Levante-EMV que estamos ante «una estafa vulgaris», una estafa realizada «con un email, un PDF y un escáner, o sea nada de nuevas tecnologías, una estafa vulgar». Luego destacó «la rapidez» con la que se ha constituido la Comisión de Investigación y que se celebrará «con todas las garantías y con presencia de todos los grupos municipales». Por el momento, señaló que el resultado «no será vinculante» y esperará a ver el desarrollo y el resultado de la misma, para tomar otra postura al respecto.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook