13 de octubre de 2019
13.10.2019
Fraude

"La trabajadora despedida en la EMT es solo una estafada más"

El presidente del comité de empresa descarta «al cien por cien» que la funcionaria se beneficiara

12.10.2019 | 20:40
"La trabajadora despedida en la EMT es solo una estafada más"

El fraude de cuatro millones de euros en la EMT que, como publicó ayer este periódico, podría haber sido de 11,4 si no se hubiera descubierto antes, tuvo como primera «víctima» a la jefa de administración que fue despedida fulminantemente nada más conocerse el caso. Una circunstancia que critican desde el comité de empresa, pues consideran que podría haberse actuado de otro modo. El presidente, Gabriel de las Muelas, lamenta que el principal foco se ponga en una trabajadora. «El recurso fácil es atacar al más vulnerable», señala.

En su opinión, «la trabajadora despedida en la EMT es solo una estafada más». De las Muelas recuerda que tenía 38 años de experiencia en la empresa y que era conocida, precisamente, por ser «muy escrupulosa. Si una factura no estaba perfectamente conformada había que reelaborarla y volvérsela a enviar», matiza.

El presidente del comité de empresa pide «respetar la presunción de inocencia». E incluso va más allá: «Descarto al cien por cien que ella se haya beneficiado. Pongo la mano en el fuego. En todo caso habrá colaborado como estafada, pero no en interés propio».

Esta forma de actuar, culpabilizando y poniendo el foco en un trabajador no es nueva, ya ha ocurrido en todo tipo de casos, como sucedió, por ejemplo, con el accidente del metro de julio de 2006 en el que murieron 43 personas y cuyo caso se sobreseyó entonces porque, aunque la jueza consideró que el accidente fue por un exceso de velocidad, el conductor murió en el mismo. Y luego hubo que esperar doce años para reabrir la causa en un juicio que se espera para enero o febrero de 2020.

Critica el despido «precipitado»

Salvando las distancias con aquel trágico accidente, el presidente del comité de empresa asevera que la sensación desde el principio fue que la empresa pretendía «achacar la responsabilidad directa a la trabajadora». Recuerda que lo primero que se hizo fue ejecutar un despido, sin aún haberse iniciado ninguna investigación. Y defiende que todas las secciones sindicales reclamaron que lo más adecuado hubiera sido un paso intermedio como suspenderla de funciones o retirarla de su cargo. Tras lo que agrega que «la defensa del comité la va a tener siempre».

Por otra parte, indica que la persona despedida ha contratado los servicios jurídicos por su cuenta y, al parecer, ya habría presentado sus alegaciones al despido. También lamenta que se diera a conocer públicamente su nombre porque «en los juicios sociales es muy complicado resarcir de los errores».

De las Muelas insta a esperar a la investigación policial y judicial y que las «responsabilidades llegan donde tengan que llegar», al tiempo que solicita que «si ha habido más personas involucradas o más responsables que cada uno cumpla con lo que los tribunales decidan». Y también agrega que «si alguien políticamente ha sido responsable habrá que pedir las mismas consecuencias».

«Las nóminas no peligran»

Otra cuestión en un asunto de esta envergadura, y más aún tratándose de una empresa pública, es cómo afecta al presupuesto municipal, al de la empresa y también a sus trabajadores.

De las Muelas recuerda que el presidente de la EMT, Giuseppe Grezzi, ya se reunió con ellos y les aseveró que «los pagos a los trabajadores y proveedores no corrían peligro». De hecho, afirma que han cobrado la nómina de septiembre con normalidad. Explica que el presupuesto anual de la EMT ronda los 110 millones de euros, por lo que estos 4 millones serían solo un 3,6 %. Aún así, también dice que «la EMT no tiene recursos ilimitados», por lo que espera que al final se consiga recuperar el dinero de todos los contribuyentes.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook