Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Patrimonio

Comienzan a excavar la Roqueta en busca de los restos de San Vicente

Los trabajos durarán seis meses y llegarán a una profundidad de un metro en todo el recinto

La empresa Carpetania Integra S. L. comenzó el pasado lunes los trabajos de excavación del subsuelo del monasterio de San Vicente de la Roqueta, cuyo objetivo es buscar la tumba del mártir patrón de la ciudad y los restos del templo constantiniano que se levantó en este punto. Dos años después de que finalizaran los trabajos de rehabilitación y consolidación estructural del edificio, también es posible ver ya en todo su esplendor la puerta románica que comunicaba el monasterio con la colindante iglesia de Cristo Rey, fechada en el siglo XIII y, junto con la puerta románica de la catedral, la más antigua de la ciudad.

El monasterio de San Vicente de la Roqueta fue rehabilitado hace más de dos años y está pendiente de que el Ayuntamiento de València, que es su propietario, decida el uso que le da. Pero esa rehabilitación llevaba aparejado un compromiso para la excavación del subsuelo en busca de la tumba del mártir y del templo que se levantó en su honor, operación arqueológica que en los años ochenta se quedó a medias por el peligro de derrumbe del edificio.

Antes del verano, el ayuntamiento adjudicó la excavación a la empresa Carpetania por un importe de 406.484 euros y el pasado lunes comenzaron los trabajos. Según ha podido saber este periódico, lo primero es hacer catas en distintos puntos del suelo, que en su día se dejó sin tapar, para llegar a una profundidad general de un metro. También está previsto, ya en el último tramo de los trabajos, excavar en la calle, concretamente en la zona que ocupaban el ábside y la torre campanario de la iglesia, una zona que en su día fue arrasada por las obras del metro.

En cualquier caso, existe el compromiso de que si durante los trabajos aparecieran restos interesantes, la excavación se prolongaría en el tiempo, que inicialmente es de seis meses, y en la profundidad.

Lo que ya luce en todo su esplendor sin necesidad de excavación es la portada que conectaba el monasterio con la iglesia colindante, cegada desde la desamortización y ahora restaurada.

Se trata de una portada románica del siglo XIII, que pasa por ser la más antigua de la ciudad junto con la de la catedral. Y en las esculturas y relieves que la decoran pueden apreciarse escenas del martirio de San Vicente Mártir, patrón de la ciudad.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats