01 de noviembre de 2019
01.11.2019
Pleno

Ribó dice que Grezzi gestionó bien el fraude y el PP sugiere que el edil le presionó con irse al Grupo Mixto

El alcalde defiende al concejal que no intervino para nada y anuncia que el Ayuntamiento ha logrado bloquear 150.000 euros de los 4 millones estafados en Hong Kong y confía en recuperarlos

31.10.2019 | 23:56
Ribó dice que Grezzi gestionó bien el fraude y el PP sugiere que el edil le presionó con irse al Grupo Mixto
Ribó y Campillo, en primer término, votan en el pleno. Detrás, las bancadas del Govern del Rialto.

Giuseppe Grezzi no dimitirá por el escándalo de la EMT ni tampoco lo destituirá el alcalde. Así de rotundo se expresó en el pleno celebrado ayer en el Ayuntamiento de València Joan Ribó tras la petición en bloque de la oposición de que apartara al concejal de Movilidad y presidente de la empresa municipal. El líder de Compromís, apoyado en todo momento por sus socios del PSPV-PSOE, cree que el edil «ha procedido bien» durante el fraude de la compañía, un apoyo extensible al gerente Josep Enric Garcia Alemany.

Ribó sacó a relucir los logros de la EMT en los últimos años (subida de viajeros, reducción de deuda, números positivos o renovación de flota) para defender la gestión de Grezzi, algo que incluso le reconoció en parte Ciudadanos. Pero el alcalde evitó contestar la batería de preguntas de PP, Cs y Vox, que acusaron al concejal de Movilidad de «mentir reiteradamente en este escándalo y de ocultar información».

PP: «El barco se hunde»

Pero la portavoz del PP, María José Catalá, utilizó un nuevo argumento para desgastar al equipo de gobierno, lanzando un misil en la línea de flotación de Compromís. «Pedimos la dimisión no por la estafa, sino por su inoperancia y mentiras. Pero usted señor Ribó tiene un problema. Grezzi le amenaza con irse al grupo mixto. Pero lo tiene fácil, dígale a la señora Mónica Oltra que mande a Grezzi donde está Nomdedéu, que tampoco hace nada, que lo manden a algún lugar. Grezzi es el Pinocho de la política valenciana, no deja de mentir», aseguró la líder de la oposición, que acto seguido ahondó en la supuesta herida del partido de Ribó: «Ustedes están en plena descomposición. El barco se hunde. Han comenzado los juegos del hambre: si cae Grezzi cae Ribó, si cae Fuset cae Galiana. De verdad, usted se quita el problema si habla con Oltra, porque no puede vivir amenazado con el grupo mixto».

El alcalde ni se inmutó ante los ataques de Catalá, a la que espetó: «No confunda sus deseos con la realidad señora Catalá». Además también se bajó al barro de las insinuaciones. El líder de Compromís se preguntó por qué el PP y Ciudadanos no descargaban en la trabajadora de la EMT despedida ninguna responsabilidad, al tiempo que afirmó desconocer porqué «si por una relación eventual, por simpatías políticas o religiosas», ninguno de los dos, «han mencionado a esta persona -la empleada despedida- como responsable».

Cs: «Grezzi admitió la ilegalidad»

En las filas de Ciudadanos apostaron por un discurso menos agresivo, pero que pedía lo mismo, la destitución del concejal. No en vano su edil Narciso Estellés fue el que defendió esta moción secunda por PP y Vox y que no salió adelante. «Planteamos el cese de Grezzi por mentir y ocultar información. Pero además porque se bunkerizó con su equipo de confianza, subiéndoles el sueldo. No se hizo una buena gestión de la empresa por las vulnerabilidades evidenciadas. Más tarde Grezzi admitió una ilegalidad en el Pleno que llevamos a la Inspección de Trabajo. Y ha seguido mintiendo en la comisión de investigación, con el apoyo siempre del PSPV», defendió Estellés.

El portavoz Fernando Giner, también intervino en su réplica alcalde, al preguntar (sin conseguir respuesta) si podía asegurar que no les costará «ni un céntimo a los valencianos el robo de los 4 millones. «Ya he leído que se han rescatado 150.000 euros. No se discute que haya una estafa, eso puede pasar en todas las empresas. Aquí hubo 8 pagos sin ningún tipo de control, no hubo mecanismo de aviso. Desde el 17 de septiembre la directora financiera estaba en copia de los correos. Se podrían haber evitado. ¿Por qué no informó al Pleno? Eso se llama mentir y ocultar la información y no entiendo la actitud del PSOE», les recriminó a los socialistas, que en ningún momento intervinieron ayer.

Vicente Montáñez, de Vox, también consideró que la EMT «es una empresa pésimamente gestionada y un equipo altamente incompetente: nos han colado 8 transferencias y no nos cobraron más porque dios existe».

En otra de sus intervenciones, la portavoz del PP, María José Catalá, enumeró las «mentiras» de Grezzi. «Caixabank los deja como mentirosos y desconocedores de la realidad. Caixabank dice que Celia Zafra –empleada despedida– erala debidamente autorizada. Segunda mentira: Rayón lee correos y visualiza las transferencias y no objetó nada. Tercera: no se hacían pagos en PDF, pero el gerente dice que lo hacían 3 veces al mes. Otra mentira: no se paga por giro bancario desde 2017, pero al letrado asesor sí le pagan por giro bancario, 3.000 euros al mes para que haga informes a su gusto, como no ir al Tribunal de Cuentas».

Ribó dio la cara por Grezzi

Ribó dio la cara en todo momento por Giuseppe Grezzi, interviniendo tanto en su comparecencia como en una moción posterior en la que se pedía la destitución del concejal de Mobilitat Sostenible. Más allá de los detalles de la estafa, Ribó anunció que el Ayuntamiento de València ha conseguido que se bloqueen 150.000 euros en un banco de China de la estafa de 4 millones de euros que sufrió la EMT en septiembre. El presidente de la corporación aseguró además que van a comenzar las gestiones necesarias «para llevar ante los tribunales a CaixaBank». Y es que el alcalde se reafirma en responsabilizar del fraude a la empleada despedida (y engañada), por no respetar los teóricos protocolos de seguridad, y a la entidad bancaria porque tampoco cumplió con las medidas de seguridad que se imponen cuando se hacen transferencias a lugares considerados como paraísos fiscales, en este caso Hong Kong.

El anuncio de Ribó se produce un día después de conocerse que CaixaBank respondió al requerimiento de la EMT para que abonara los 4 millones robados que la entidad financiera no era responsable del fraude y que lo atribuía a «debilidades internas» de la compañía municipal, al tiempo que explicaba que no reembolsará ese dinero.

Ribó, en embargo, sigue firme en sus convicciones. «Nuestra estrategia está dirigida a que retornen el dinero a la EMT. Hay un pequeña noticia buena ya, hay bloqueados 150.000 euros aproximadamente en Hong Kong por las gestiones que hemos hecho a través de Interpol y un gabinete de abogados que está trabajando allí. Hemos de hacer más gestiones, pero es el primer paso», dijo el alcalde.

El primer edil reconoció que es «una cantidad no muy grande», pero «es significativa», remarcó. El líder de Compromís aseguró también que otras grandes ciudades de España (puso como ejemplo Málaga) han sufrido fraudes y tiene «experiencias judiciales» de cómo recuperar ese dinero.

En cuanto al informe de CaixaBank en el que responsabiliza exclusivamente a la EMT del robo, Ribó explicó que es «realista y sé que cualquier entidad financiara si le reclamas 4 millones de euros no va a decir 'vale'. Tenemos que trabajar con realismo. Un requerimiento es un primer paso para hacer otras cosas, no es el paso final», apuntó.

Más tarde en el debate del Pleno fue más rotundo. «La entidad bancaria no puso en marcha los protocolos que podrían haber evitado transferencias», aseguró, para añadir más tarde: «Hemos realizado un primer requerimiento.Ahora la EMT iniciará una demanda judicial a la entidad bancaria, es un procedimiento complicado que necesita asesoramiento, y cuando sea posible la demanda nos personaremos como ayuntamiento», especificó.

Sobre la amenaza de Caixabank de querellarse contra el Ayuntamiento porque podría estar vulnerando su honor, el alcalde manifestó que nunca se ha dirigido a esta empresa: «Yo nunca he nombrado a esta entidad financiera ni nunca mencionará a ningún trabajador o trabajadora».acabó.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook