Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Polémica

El Ciclo del Agua cuestiona el parque de aventuras de Rain Forest por su elevado consumo hídrico

El proyecto de ocio para desarrollar las parcelas anexas al Bioparc necesitaría extraer 300.000 litros diarios del acuífero de València

El Bioparc, con las parcelas anexas (a la derecha) donde se construirá el parque de multiaventuras

El Bioparc, con las parcelas anexas (a la derecha) donde se construirá el parque de multiaventuras

El parque multiaventura con tirolinas, rapel, zonas escalada, barranquismo, caidas de agua y piscina de olas que el alcalde, Joan Ribó, de Compromís, y los responsables de la empresa Rain Forest, concesionaria del Bioparc y los terrenos anexos al recinto, presentaron el pasado mes de octubre ha encallado en el servicio del Ciclo del Agua.

El elevado consumo hídrico que se baraja para este espacio, para el que se anuncia una inversión de 25 millones de euros, no termina de encajar con la política de restricción y fomento de consumo responsable de la delegación que dirige la socialista Elisa Valía.

El Ciclo del Agua, uno de los servicios clave para que el proyecto vea la luz, ha expresado sus dudas sobre la necesidad de promover unas instalaciones con una demanda tan elevada de agua, aunque confían en que sus promotores presenten en los próximos meses una alternativa técnica viable.

Según ha sabido este diario, en las propuestas y estudios previos que Rain Forest ha puesto sobre la mesa de los distintos servicios afectados se estima que el parque necesitará al menos 300 metros cúbicos diarios de agua (300.000 litros), una cantidad de agua muy elevada de la que además solo se podría recuperar y reciclar el 50%.

Para el abastecimiento del parque se recurriría a las reservas del acuífero de la ciudad y sería necesario perforar en el freático para abrir un pozo, similar al que se hizo para abastecer el lago artificial del Parque de Cabecera.

El uso de las reservas hídricas para llenar piscinas, sin embargo, no es visto a priori con buenos ojos por el departamento del Ciclo del Agua, que está realizando inversiones millonarias en las plantas potabilizadoras y en la red de abastecimiento para mejorar el sabor y la calidad del agua de la capital.

El departamento responsable del mantenimiento de la red de abastacimiento y saneamiento de València considera que el acuífero (que en la actualidad solo se utiliza en la red de baja presión para el riego de parques y jardines y para las fuentes, pero no para el consumo en los hogares) es una reserva hídrica que no debe desperdiciarse en un contexto de sequía creciente y cambio climático.

La calidad del agua de las grandes ciudades es cada vez peor por la sequía y se requieren inversiones mayores para garantizar un suministro en condiciones. En este sentido, el Ciclo del Agua ha aclarado que no está dispuesto a asumir el coste de tratamiento del agua necesaria para abastecer el nuevo parque.

Con todo, el departamento confía en que la empresa, cuyo presidente, José Maldonado, insistía en octubre pasado en la intención de que la propuesta fuera lo más respetuosa y sostenible posible, presente una alternativa más ajustada en lo que a consumo y reciclaje de agua se refiere, aumentando en todo caso los porcentajes de depuración y reutilización del recurso.

Como ya informó este diario la última versión (y, según Rain Forest, «definitiva») del parque de atracciones previsto desde hace más de una década en las parcelas anexas al Bioparc se dio a conocer en octubre pasado.

El parque de multiaventura inspirado en los templos de Angkor es la última apuesta de Rain Forest para completar la oferta del Bioparc y dar cumplimiento a los compromisos adquiridos. La previsión era que las obras pudieran arrancar este año y estar finalizadas en 2022.

Maldonado pidió entonces al ayuntamiento que agilizase los trámites para impulsar el proyecto, cuya coordinación el alcalde ha confiado a su arquitecto de cabecera y asesor en materia de urbanismo y grandes proyectos, David Estal.

El proyecto también debe pasar por el departamento de desarrollo urbano, que debe iniciar los trámites para ajustar los usos del terreno a la propuesta de la empresa concesionaria, y por el de actividades.

Compartir el artículo

stats