Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Estafa

Grezzi se queda solo en la defensa del gerente de la EMT tras el fraude millonario

La vicepresidenta de la compañía, la socialista Elisa Valía, se alinea con la oposición y critica la gestión de la estafa y de la empresa

La vicepresidenta socialista de la EMT, a su salida de la comisión de investigación, ayer. Detrás el consejero de Vox.

La vicepresidenta socialista de la EMT, a su salida de la comisión de investigación, ayer. Detrás el consejero de Vox. miguel ángel montesinos

El concejal de movilidad sostenible y presidente de la EMT Giuseppe Grezzi, y por extensión Compromís, se quedó ayer solo en la defensa del gerente de la compañía Josep Enric García y de la jefa del área de gestión María Rayón ante las críticas del PSPV, su socio en el gobierno municipal, y de los tres partidos de la oposición, en bloque.

Los consejeros de PP, Ciudadanos y Vox exigieron la destitucion de ambos altos cargos tras sus declaraciones ante la comisión de investigación que trata de esclarecer el fraude de los 4 millones.

Además, estas tres formaciones reclamaron la dimisión del propio Grezzi. La vicepresidenta de la EMT, la socialista Elisa Valía, coincidió en las críticas sobre cómo se gestiona la empresa con la oposición, pero aún no avanzó si pedirá también el cese de estos dos directivos en su informe previo de conclusiones. Aunque se intuye que lo hará. «El grupo socialista municipal tiene que decidir cuál será la postura que tomaremos», señaló. Eso sí, recordó que el PSPV ya avanzó que exigirá responsabilidades político-administrativas de lo ocurrido en la EMT.

A preguntas de Levante-EMV, Grezzi ratificó en sus cargos a Josep Enric García y a María Rayón pese a la presión de la oposición y de los socialistas. Según Grezzi «no hay ningún elemento» que justifique estas destituciones pese a que todos los consejeros que no son de Compromís dijeron ayer que el gerente y la directiva se «han contradicho» en sus testimonios ante el juez y en la investigación interna.

La vicepresidenta socialista de la EMT reiteró que tras los testimonios de los dos altos cargos ha quedado claro que la empresa «carece de una Relación de Puestos de Trabajo, de un manual de procedimientos y de protocolos de seguridad, y que la conciliación bancaria se hacía a mes vencido».

Por ello, para descartar que los directivos de la compañía habrían podido hacer más para reducir los efectos del fraude hay que hacer «un acto de fé», dijo Valía. En el sentido de que son varios los trabajadores que han desmentido lo dicho por sus superiores -el gerente y la jefa del área de gestión- en cuanto a las funciones que tenían asignadas y quién tenía que llevar el control de las cuentas y las transferencias.

Tras los testimonios de García y Rayón, la oposición y el PSPV entienden que hay «evidentes contradicciones» entre lo que dijeron en esta investigación interna y lo que dijeron en sede judicial ante las preguntas del juez que instruye la causa abierta en un juzgado de Valencia. De hecho los populares y Vox afirman que «han mentido» en el foro municipal. Por su parte, Grezzi mostró un documento correspondiente al control de la cuenta de CaixaBank de 2018 que usó para volver a culpar de la mayor parte del desfalco, junto a los estafadores, a Celia Zafra, la exjefa de administración y única investigada por el robo de los 4 millones.

Giuseppe Grezzi dijo a la prensa que no hay «ninguna contradicción» entre lo afirmado por los dos directivos de su máxima confianza en el seno de la comisión y fuera. De hecho señaló que los consejeros que digan eso, «mienten». Compromís consideró también que tras la sesión de ayer «ha vuelto a aclararse que el proceso de pago a proveedores era conocido por todas las partes implicadas» y que en el caso del fraude «se saltó por parte de una de las empleadas y la entidad bancaria, CaixaBank», según informaron a Europa Press fuentes de esta coalición. Preguntado por las conclusiones de la comisión de trabajo, Grezzi comentó que estas se tienen que hacer teniendo como base «lo que se ha dicho en la comisión, las comparecencias y la documentación que se ha aportado», sin llegar tampoco a comprometerse a aceptarlas pese a que por acuerdo de pleno son vinculantes.

Reacciones de la oposición

Con todo, el concejal de Ciudadanos Narciso Estelles avanzó que en las conclusiones de la comisión de investigación exigirá las dimisiones de los dos directivos citados y también del propio Grezzi. Luego acusó al gerente de «vaciarse de cualquier responsabilidad en el fraude» y de culpar de lo ocurrido «a los otros directivos» de la mercantil.

En la misma línea el consejero del PP Carlos Mundina subrayó que Grezzi «debe dimitir porque ha diseñado un equipo directivo a su imagen y semejanza,y está claro que tiene que asumir la responsabilidad por elevación, en el fraude», dijo.

En la misma línea, Vicente Montañez (Vox) calificó los manuales de procedimientos de la EMT como «apuntes de un chiquillo en el colegio» lo que demuestra «una absoluta dejación de funciones y por ello Rayón tampoco puede seguir ni un minuto más en la empresa». De hecho, anunció que su grupo municipal estudiará acciones legales contra el gerente y la referida directiva.

779.000 usuarios más en 2019

Por último, en plena polémica por el fraude, la EMT destacó en un comunicado el aumento por quinto año consecutivo del número de personas usuarias al cerrar 2019 con un total de 96.912.198 validaciones, 779.433 más que en 2018.

Así, el incremento acumulado en los últimos cuatro años y medio se sitúa en nueve millones de pasajeros y pasajeras, un 10,2% más que en 2015.

Compartir el artículo

stats