Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Incivismo

Profanan la capilla del Hospital Clínico de València

Los ladrones se llevaron del Sagrario diferentes piezas de valor y las sagradas formas, muchas de las cuales aparecieron tiradas en la calle

Capilla del Hospital Clínico de València con el sagrario al fondo.

Capilla del Hospital Clínico de València con el sagrario al fondo. b. b.

La capilla del Hospital Clínico Universitario de València ha sido escenario de un acto de profanación la tarde del domingo, momentos antes de la celebración de la misa vespertina, por parte de autores desconocidos que extrajeron del interior del sagrario el porta-ostensorio con la Sagrada Forma dentro, un porta-viático y un copón, con medio centenar de hostias dentro.

Los domingos por la tarde, a las cinco y media, hay misa en dicha capilla, a la que asiste bastante gente siempre, y el celebrante al que correspondía oficiar era el capellán responsable de la pastoral en dicho hospital Julio Badenes -toda una institución en el clero-, quien llegó sobre las cinco menos cuarto a preparar el altar para la Eucaristía. Hechos los preparativos, fue requerido para dar la comunión a dos padres Capuchinos que se encuentran ingresados en el hospital, edificio colindante, y a su regreso -tardó unos diez minutos- se encontró con que la puerta del sagrario estaba abierta y faltaban los elementos descritos con las Sagradas Formas.

Como era ya hora, dio inicio a la misa y al final fue cuando comunicó a los asistentes lo ocurrido. Él mismo pidió la colaboración de los fieles para ver si en los alrededores, quienes habían cometido el robo y profanación, habían arrojado las hostias consagradas -lo que más le preocupaba- y se pusieron a registrar el recinto y la zona. Fruto de ello fue el hallazgo del porta-ostensorio para las adoraciones eucarísticas en el confesionario de la propia capilla con la Forma dentro y en la calle una veintena de hostias tiradas en el suelo.

El sacerdote comunicó al vicario general lo ocurrido, quien le dio instrucciones, entre ellas la de presentar denuncia en la comisaría de Policía, lo que hizo inmediatamente. En la mañana de ayer, Julio Badenes fue al Arzobispado a informar con más detalles de lo ocurrido, siendo la primera reacción oficial una nota distribuida a través de Whatshapp desde la delegación de Pastoral Sanitaria en la que se lee: «Ante el gravísimo robo sacrílego del Santísimo Sacramento ocurrido en la tarde de domingo en la capilla del Hospital Clínico, el Sr. Arzobispo ha mandado que la Capilla continúe abierta al culto en bien del pueblo santo de Dios y que se realice un acto solemne de desagravio en la misma, así como una celebración solemne en la catedral de València, en fechas que se anunciarán».

Para Julio Badenes, sacerdote muy experimentado en duras lides pastorales, la finalidad de los perpetradores del hecho pudo ser la de robar, teoría que refuerza el hecho de que una pareja poco antes de la hora del robo en la capilla ya había forzado y robado en las máquinas de vending del hall de Maternidad, por lo que sospecha que fue la misma la que actuó poco después en la capilla, línea en la que trabaja la policía.

Con frecuencia se ve deambular por el hospital, sobre todo de noche, gente ajena al centro al parecer con ánimo de robar las pertenencias de los pacientes. De madrugada, mucha gente extraña al centro acude al hall de maternidad a desayunar, en parte por los precios económicos de las máquinas suministradoras.

La capilla es la original de cuando fue construida la Facultad de Medicina y en ella se celebra a diario misa, confesiones o funerales, así como los actos religiosos de la Real Academia de Medicina de Valencia.

Compartir el artículo

stats