Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Plaga

Esterilizaciones contra el mosquito tigre

Lokimica y la Universitat de València trabajan en un proyecto para infectar a los machos de este insecto con una bacteria que los deja estériles

Esterilizaciones contra el mosquito tigre

Esterilizaciones contra el mosquito tigre

La proliferación del mosquito tigre y las consecuencias que ello tiene sobre la población ha llevado al Ayuntamiento de València a agudizar el ingenio para acabar con la plaga o al menos minimizarla. En la actualidad la empresa encargada del tratamiento de plagas, Lokimica, y la Universitat de València trabajan en un plan para esterilizar a los machos de mosquito tigre y así rebajar su población, disminuyendo las molestas picaduras y el riesgo de propagación de enfermedades que no existen en España pero que pueden entrar de fuera, como Zika, Dengue o Chikingunya.

Según fuentes de la Concejalía de Sanidad, desde que apareció el primer mosquito tigre en los jardines de Viveros en el año 2015, la población no ha hecho más que crecer en la capital, debido, sobre todo, a la facilidad con que procrea. «Basta el tapón de una botella», aseguran.

Así pues, para combatir la plaga se han puesto en marcha numerosas iniciativas entre las que destaca, por cierto, una que se está desarrollando en este momento, que consiste en ir «puerta a puerta» informando de las medidas que se deben adoptar para combatir al mosquito, sobre todo en espacios privados a los que no llegan los servicios municipales de plagas.

Pero además, se hace necesario adoptar medidas complementarias para tratar de reducir drásticamente la población, por lo que se ha optado por la investigación bacteriológica. Según las fuentes, la contrata municipal de plagas, Lokimica, y la Universitat de València trabajan en un programa para esterilizar a los machos y así conseguir que las hembras tengan huevos estériles. Es decir, que no procreen.

Infección natural

Se sabe, según las fuentes, que el mosquito tigre está infectado de forma natural por una bacteria denominada Wolbachia que lo hace estéril. Se trata, por tanto, de inocular esa bacteria a un número amplio de mosquitos machos para que la reproducción, una vez liberados, sea fallida. Se hace con los machos y no con las hembras porque los machos no pican, sino las hembras, y soltar más hembras seria perjudicial para la población.

Hasta ahora solo se ha concluido la primera fase del proyecto, que ha consistido en determinar qué cepa de la bacteria Wolbachia abunda en el mosquito tigre de València. Y el resultado ha sido positivo, porque, según las fuentes, es completamente inofensiva para los seres humanos.

El siguiente paso, por tanto, será capturar mosquitos e incluso criarlos en granjas (depende de cómo evolucione el proyecto) para luego infectarlos con esta bacteria y liberarlos en aquellos puntos de la ciudad, aún por determinar, donde se haya detectado mayor concentración de la plaga.

Para empezar, la idea es hacer una prueba piloto en alguno de estos puntos y luego, dependiendo de los resultados, ampliarla al resto de la ciudad. Ese primer lugar deberá reunir determinados requisitos, entre ellos que se pueda monitorizar. Para ello es conveniente que sea un espacio abierto, sin demasiadas parcelas privadas, dijeron las fuentes.

Según la Concejalía de Sanidad, este programa es absolutamente pionero en España y en Europa y tiene un doble objetivo a cual más importante. Reducir la población del mosquito tigre evita las molestias de la picadura, que en muchos casos puede ser grave, y además evita la propagación de enfermedades.

Según las fuentes, el mosquito tigre es capaz de propagar Dengue, Zika y Chikingunya, que son enfermedades que en la actualidad no existen en España, pero que en cualquier momento pueden llegar de fuera. Al parecer, estos planes de esterilización de mosquitos tigre ya han sido probados en paises de Sudamérica donde existen estas enfermedades.

La concejalía insiste, en cualquier caso, en que la bacteria inoculada tiene una gran efectividad y es absolutamente inofensiva para la población.

Compartir el artículo

stats