13 de febrero de 2020
13.02.2020
ÚLTIMA HORA
CORONAVIRUS: Un nuevo caso en el hospital Arnau de Vilanova eleva a 10 los positivos en la Comunitat
Estrategia

Grezzi justifica la eliminación de un carril en Colón y asegura que el tráfico bajará el 50%

Afirma que seis de cada diez vehículos que pasan por esta vía ni viven ni van a comprar allí - Su opinión es que la circulación se irá a las rondas exteriores

13.02.2020 | 04:15
Giuseppe Grezzi y Josep Enric Alemany presentaron ayer la campaña explicativa de las nuevas líneas de la EMT.

La Concejalía de Movilidad del Ayuntamiento de València calcula que la reordenación de las línea de autobuses de la EMT, fruto de la peatonalización de la plaza del Ayuntamiento a partir del 20 de marzo, reducirá a la mitad el tráfico motorizado de la calle Colón. La «milla de oro» valenciana registra una intensidad media diaria de entre 19.000 y 16.000 vehículos. Con la reforma prevista por el ayuntamiento, que reduce de dos a uno los carriles para el coche y las motos y habilita un carril doble para buses y taxis, el tráfico privado se reducirá a 10.000 vehículos, afirma.

En la actualidad, explicó ayer el concejal de Movilidad, Giuseppe Grezzi, durante la presentación de la campaña informativa de la nueva red de la EMT, el 60% del tráfico que registra la calle Colón es tráfico oportunista, de paso, que «no compran ni vive».

El concejal de Movilidad descartó también que esta «ambiciosa» operación de peatonalización del centro vaya a suponer atascos en las grandes vías. Echó mano de un tecnicismo, la «movilidad contraintuitiva», para explicar que el tráfico busca las vías por las que resulta más cómodo circular, lo que esperan acabe empujando al coche a las rondas exteriores que «para eso se construyeron», precisó. La gente, sencillamente, «dejará de utilizar la calle Colón como un atajo». «El centro será un destino y no zona de paso para el tráfico de agitación», apuntó. El primer anillo de ronda (Colón y Marqués del Turia) «ya no serán zona de paso y eso beneficiará a todo el mundo.

Las drásticas políticas de movilidad del gobierno del Rialto han reducido un 35% el tráfico de vehículos en Russafa y Reino de València. Grezzi aseguró que los hábitos de la población están cambiando. En tres años se ha incrementando el número de personas que opta por hacer sus desplazamientos a pie, pasando del 49 al 52%.

La nueva red de la EMT, que sacará las líneas de autobuses de la plaza del Ayuntamiento y las reubica en dos intercambiadores (megaparadas) en Xàtiva y Porta de la Mar, persiguen, dijo Grezzi, aumentar el número de personas que utiliza el transporte público, que en los últimos años ha registrado un aumento del 10% de viajeros, después de años de sangría continua de usuarios.

En respuesta a las críticas de los comerciantes del centro histórico, que advierten de que las políticas de restricción al coche vaciarán las calles y desplazarán a los compradores a las grandes superficies comerciales, Grezzi echó mano de resultados electorales. «Tenemos un mandato de los ciudadanos para pacificar el centro histórico». «En elecciones había dos modelos y los votantes eligieron el nuestro».

Añadió, en la misma línea, que la propuesta que han presentado y de la que el ayuntamiento hará pedagogía con una campaña informativa sin precendentes, pretende contentar tanto a los que piden una mejora de la calidad del transporte público, en concreto de la EMT, como a quienes han abogado a través de los presupuestos participativos por peatonalizar la calle Colón.

Sobre la falta de coordinación de las políticas de movilidad de la capital con las del área metropolitana, Grezzi recalcó que «no podemos esperar» a la puesta en marcha de las medidas previstas tanto por la Autoridad Metropolitana del Transporte, de la que forma parte el ayuntamiento del cap i casal. Recordó que están por llegar las subvenciones del Estado al transporte metropolitano (38 millones, que el alcalde, Joan Ribó ha elevado a 50). « Sin esos recursos no podemos avanzar en la integración tarifaria, en la movilidad en los polígonos industriales o los aparcamientos disuasorios».

Para el concejal de Movilidad es posible avanzar en la pacificación del centro de la capital al margen del área metropolitana porque el tráfico de los municipios vecinos que llega al centro es una pequeña parte, dijo. La gente está cambiando sus costumbres y optan por aparcar en los márgenes y venir al centro por otros medios. El tráfico de entrada ha subido entre un 5 y un10% pero en el interior de la ciudad ha bajado un 4%. Si no hubiera aumentado la entrada en la ciudad habría descendido más en la ciudad.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook