14 de febrero de 2020
14.02.2020

La inmobiliaria destaca la buena sintonía con el ayuntamiento

"No nos han planteado ni desclasificar el suelo ni rebajar la edificabilidad aprobada"

14.02.2020 | 04:15

Los directivos de Metrovacesa destacaron la buena sintonía que mantienen con el Ayuntamiento de València e insistieron en que la propuesta es beneficiosa para la ciudad y sobre todo para el barrio de Benimaclet porque va a ganar dotaciones. «A nosotros desde el ayuntamiento no nos han planteado ni desclasificar el suelo ni rebajar la edificabilidad», destacaron los representantes de Metrovacesa. Un estudio municipal apunta que la reversión de los terrenos supondría un coste de más de 36 millones de euros para el ayuntamiento, 20 de los cuales se irían en indemnizaciones por los derechos urbanísticos de los propietarios del suelo expropiado para la construcción de la ronda norte que renunciaron al cobro en metálico. La reversión del PAI obligaría al ayuntamiento a costear con recursos propios la urbanización (calles, aceras, alumbrado, servicios de saneamiento y agua, así como el depósito de tormentas previsto en la zona) del sector. Otros 16 millones de euros, según calculan fuentes de la Concejalía de Desarrollo Urbano. Además, tendría que asumir de fondos propios la expropiación de los terrenos para construir las dotaciones de barrio previstas. Desde Metrovacesa recodaron ayer que si hay una rebaja de edificabilidad (que en ningún caso contempla la compañía) también habría una reducción de las dotaciones previstas. «Además, si baja la edificabilidad, los precios de las viviendas serán más altos. No tiene ningún sentido porque la edificabilidad está aprobada desde 1988», señalaron desde la compañía. El conflicto se produce en un momento en el que la ciudad de València apenas tiene suelo para atender la demanda de vivienda, lo que ha provocado un recalentamiento de los precios de los solares.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook