15 de febrero de 2020
15.02.2020
Tribunales

Anticorrupción mantendrá la acusación contra dos excargos del PP al no revelar datos del pitufeo

El exconcejal Mendoza y una exasesora afirman que les ofrecieron devolverles los 1.000 euros pero con los fondos lícitos que sobraran de la campaña de 2015 - Ambos señalan a García-Fuster

14.02.2020 | 22:47
Alberto Mendoza, ayer, acude a la Ciudad de la Justicia para declarar.

No se cumplieron las expectativas de las acusaciones y la petición de declaración voluntaria de dos de los cargos del grupo municipal popular en el Ayuntamiento de València imputados por un delito de blanqueo de capitales no arrojó datos reveladores sobre los hechos que se investigan. O al menos no son suficientes para que la Fiscalía Anticorrupción cambie su criterio y renuncie a presentar acusación contra ellos.

El juez que instruye la pieza separada del caso Taula que investiga si el PP municipal blanqueó 50.000 euros en la campaña electoral del año 2015 interrogó ayer al exconcejal Alberto Mendoza y a la exasesora Cristina Montalvá tras presentar el pasado mes de noviembre un escrito en el que solicitaban volver a declarar.

Según consta en las actas de declaración, a las que ha tenido acceso Levante-EMV, los dos aseguraron que la exsecretaria del PP municipal Mari Carmen García-Fuster, la presunta cajera de la trama a juicio de la Guardia Civil, fue la persona que les habría requerido que aportaran 1.000 euros. Según la versión de ambos, les ofrecieron devolverles el dinero pero con los fondos lícitos que sobraran de la campaña. Los dos aseguraron que finalmente no recibieron los fondos.

Así, según apuntaron a este periódico fuentes próximas al caso tras la comparecencia, la Fiscalía Anticorrupción mantendrá su acusación contra los dos imputados al considerar que los datos que aportaron ya eran conocidos por los investigadores.

Por una parte, Cristina Montalvá se ratificó en la declaración que prestó sobre el presunto blanqueo y aseguró que entregó los 1.000 euros por «escasez de dinero» del partido. La exasesora declaró que antes del 20 de marzo de 2015 tomando café con García-Fuster dio por hecho que asesores y concejales deberían ingresar 1.000 euros para ayudar a la campaña. Afirmó que no le extrañó porque no había dinero: «Decía que no había dinero para la campaña, que no sabía como la iban a poder afrontar», según consta en su declaración.

En este sentido, añadió que le respondió que aportaría los 1.000 euros y los «que hicieran falta». Añadió que se lo tomó «como que había que hacerlo» y que no se lo cuestionó. Pese a que su situación en ese momento «no era boyante», entregó el dinero García-Fuster le dijo «ojalá y te lo pudiera devolver». Según su declaración, durante la campaña apenas se encontró con García-Fuster y «que la campaña fue un desastre y la alcaldesa estaba afectada por lo que pasaba».

Sin dinero para la campaña

Mientras, Alberto Mendoza expuso que las decisiones las tomaba García-Fuster y que en marzo de 2015, como el resto de investigados, le pidió que hiciera el ingreso de 1.000 euros. Al parecer, les trasladó que no había dinero para la campaña y le pareció normal porque otros partidos también lo hacían.

Mendoza dijo que hizo el ingreso en metálico para no pagar la comisión de su banco y que sacó el dinero en efectivo y lo ingresó también en efectivo para ahorrarse 7 euros de comisión. Razonó que en la última conversación que tuvo en ese momento le aseguraron que se lo devolverán, pero matizó que ya no siguió con las conversaciones porque nació su hijo.

Alberto Mendoza aclaró que no le dio importancia al tema de la devolución, «no lo quería», y pensó que se refería a si sobraba dinero de la campaña de Rita Barberá en 2015. El exconcejal aseguró desconocer cómo iban a devolver el dinero y tampoco supo explicar cómo «se financió» la campaña. Sí aseguró ver el día de antes de la confección de la lista a Alfonso Grau en el grupo municipal pero no concretó si tuvo algún tipo de responsabilidad económica en la campaña.

En la causa figura una grabación realizada el 15 de abril de 2015 -al día siguiente de autorizar el juez del Caso Taula las escuchas de la Guardia Civil- sobre una conversación de 46 minutos y 23 segundos entre la exconcejala Maria José Alcón y su hijo en la que admitía: «Han hecho una trampa en el partido. Me han dado mil euros en dos billetes de quinientos, dinero negro... Y yo les tenía que hacer una transferencia legal de mi cuenta».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook