Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

María José Broseta: "Estoy pasando esto sola, pero me siento muy arropada"

Presidenta de la Federación de Asociaciones de Vecinos

María José Broseta: "Estoy pasando esto sola, pero me siento muy arropada"

María José Broseta: "Estoy pasando esto sola, pero me siento muy arropada"

La veterana dirigente vecinal María José Broseta está llevando la cuarentena «a rajatabla», atrincherada en su casa del barrio de Russafa de donde sale una vez por semana para hacer la compra en el super, pertrechada de «mascarilla, guantes y todo los necesario». «Es importante seguir las normas del confinamiento porque es la única forma de combatir esta enfermedad y por responsabilidad con el personal sanitario, enfermeros, médicas y médicos, que se están dejando la piel y poniendo su vida en riesgo». Coincidiendo con el Día Mundial de la Salud, Broseta recalca que esta pandemia es la prueba de que «es más importante que nunca defender una sanidad pública y de calidad». Sin recortes. Le preocupa mucho la crisis económica que vendrá, el desempleo de los jóvenes y la situación de precariedad que se puede producir.

Para una persona inquieta como es la presidenta de la Federación de Asociaciones de Vecinos de València, el encierro es complicado «porque es algo a lo que no estamos acostumbrados». Ella, además de salir todas las tardes a su balcón para el aplauso colectivo a los trabajadores sanitarios, se dedica a leer, a escuchar música, algo que le ayuda a encontrarse consigo misma, y a anotar reflexiones. También está aprovechando para desatascar asuntos pendientes de la federación para los que en el día a día no hay tanto tiempo. El movimiento vecinal ya trabajaba on-line pero estos días están siendo útiles para ponerse las pilas con el universo de aplicaciones para hacer videollamadas y estar conectado con el mundo, tanto a nivel profesional como familiar.

Está pasando el confinamiento sola, pero no se siente así, aunque ha tenido «momentos de bajón», reconoce. En su edificio hay bastantes mujeres, algunas ya mayores, que «estamos solas, pero entre nosotras nos llamamos mucho y nos ayudamos». «Me estoy sintiendo muy arropada». Broseta confía en que todo esto «no sea en balde». «Tendremos que recapacitar sobre la manera de relacionarlos, qué va a pasar con esas aglomeraciones a las que estabamos tan acostumbrados, incluso con las distancia personales». Lo primero que quiere hacer cuando esto pase es «bajar a la calle y ver a mi familia, a mi hermana y a mis sobrinos».

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats