Miércoles 22 de abril, 20.45 horas de la tarde. S. S (prefiere que no publiquemos su nombre completo) vuelve de trabajar tras una nueva jornada como celador en el departamiento de Urgencias del Hospital de la Ribera de Alzira. Para el coche ante el garaje de su vivienda del Canyamelar y atisba con el rabillo de ojo una pancarta con su nombre colgada entre dos balcones cercanos. Al salir del utilitario, oye desde un altavoz cercano la canción "Volveremos a estar juntos" de Lucía Gil y, de repente, los vecinos de su calle comienzan a lanzar varias salvas de aplausos con un objetivo claro: reconocer su labor como trabajador sanitario en plena pandemia de la Covid-19. Él lleva 18 años como celador en el Hospital de la Ribera de Alzira y, tras un primer momento sorprendido enseguida, devuelve el homenaje. Seguro que se ha emocionado.

"Fue una sorpresa, no sabía nada, me pillo de sopetón. Pero la verdad es que estas cosas se agradecen", comenta a este diario. "Es verdad que estamos trabajando mucho desde que ha empezado todo y aunque parecía que la cosa se tranquilizaba el peligro de un repunte se ha podido entrever durante los últimos días, parece que aún queda bastante camino por recorrer", expone.

"Los trabajadores sanitarios se lo merecen"

Mara Sanchís vive a dos casas de la suya y reconoce que la posibilidad de rendir el homenaje se le ocurrió a ella: "Yo tuve la primera idea, pero es una cosa de todos, enseguida el resto de vecinos se apuntaron". Explica que una de las razones que le llevaron a coordinar la iniciativa fue la aparición de publicaciones en los medios de comunicación donde algunos residentes no trataban bien al personal sanitario que convive con ellos: "Todo el mundo que está trabajando en la actualidad se merece reconocimiento y el personal sanitario, que está en primera línea, más aún. No se puede entender que les pasen cartas negativas por debajo de la puerta, por ejemplo. En nuestro caso, hemos querido buscar lo contrario".

La pancarta ya no cuelga del balcón, sino que los vecinos se la regalaron a este profesional sanitario como recuerdo. Seguro que la guardará con mimo entre sus pertenencias.

Vecinos del Canyamelar rinden homenaje a un celador de su calle