Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ribó acepta bajar las terrazas a la calzada para ayudar a los bares

El Ayuntamiento de València suspende el pago de la tasa de mesas y sillas hasta finales del año 2020

El alcalde de València, Joan Ribó, anunció ayer la concesión de nuevas licencias de terrazas de hostelería (31 desde el 14 de marzo); la suspensión de la tasa de mesas y sillas para los diez meses que van de marzo a diciembre y la posible ampliación de las terrazas bajándolas a la calzada y ocupando espacio de aparcamiento allá donde sea posible, una propuesta que le han realizado los vecinos esta misma semana y que será dialogada a tres bandas con la Federación de Hostelería mañana mismo.

El alcalde explicó ayer tras la reunión del gabinete de crisis que el próximo viernes, mañana, la concejala Lucía Beamud mantendrá una reunión con representantes de vecinos y hostelería para «planificar todo lo que tenga que ver con las terrazas, y especialmente la posible bajada de la acera a la calzada, que se hará siempre que sea posible, como ya se ha anunciado en la Plaza del Ayuntamiento o como se hizo en su momento delante del Mercat Central».

«Estamos de acuerdo en hacerlo en otros barrios de la ciudad, bajar terrazas a zonas de aparcamiento o utilizar el lado de las zonas de los establecimientos de manera que se libere espacio para los peatones y a la vez los hosteleros puedan disfrutar del mismo espacio o más», dijo. «Nuestro objetivo es doble: por un lado, dejar suficiente espacio en la acera para el tránsito de peatones con total seguridad y, por otro lado, posibilitar que los negocios que tenían una terraza puedan seguir adelante», añadió.

Estudios técnicos

En este sentido, Lucía Beamud explicó que «tendremos que estudiar caso por caso, aunque nuestra voluntad es la de extender este consenso a los barrios de la ciudad donde sea posible. Tenemos que conciliar los estudios técnicos con las posibilidades que nos marcan las ordenanzas municipales, aunque desde la Concejalía ya llevamos semanas trabajando el asunto».

Por otro lado, el alcalde anunció para el año 2020 la suspensión de la tasa de mesas y sillas. «En el presupuesto teníamos previsto unos ingresos de 3,6 millones por este concepto, de los cuales en el primer trimestre hemos ingresado unos 600.000 euros. El resto, es decir, hasta 3 millones, el ayuntamiento los dejará de ingresar», explicó Ribó, quien subrayó que de esta manera «queremos ayudar al sector de la hostelería».

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats