Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Diputació proyecta cuatro rotondas y una vía ciclopeatonal entre València y Moncada

Las nuevas glorietas se situarían en Poble Nou, Borbotó y Benifaraig - El nuevo itinerario para viandantes y ciclistas se desviaría del Camí Moncada en Poble Nou por caminos de huerta

La Diputació proyecta cuatro rotondas y una vía ciclopeatonal entre València y Moncada

La Diputació proyecta cuatro rotondas y una vía ciclopeatonal entre València y Moncada

La Diputació de València ha previsto la ejecución de cuatro nuevas rotondas en el Camí de Moncada (la primera de ellas en Benifaraig ya está en fase de expropiaciones) y un itinerario ciclopeatonal de unos 5 kilómetros pegado a la carretera. La actuación, en fase preliminar y que acaba de finalizar su periodo de exposición pública, pretende crear una nueva conexión para viandantes y ciclistas con València y mejorar el acceso a las paradas de autobús, lo que a juicio de los redactores del plan (MS Ingenieros) contribuirá a incrementar los desplazamientos en modos de transporte sostenible.

La Diputació de València retomó en 2018 la necesidad de renovar de manera integral la carretera CV-315 en el tramo de València a Moncada para dar una solución definitiva a los problemas de colapso de tráfico y seguridad vial que afectan a la vía desde hace años, especialmente a las pedanías de Poble Nou y Benifaraig, y en menor medida a Borbotó. En estos tres pueblos del Cap i Casal, la corporación provincial (titular de la carretera) ha previsto la construcción de cuatro nuevas rotondas: una en Poble Nou, otra en el límite entre Poble Nou y Borbotó, otra en Borbotó a la altura del desvío a Carpesa y, por último, una en Benifaraig que, al estar ya aprobada en un proyecto anterior, ha comenzado a ejecutarse. De hecho se ha iniciado el periodo de exposición pública de las expropiaciones que se van a realizar.

Las nuevas rotondas pretenden dar fluidez y seguridad a una carretera que soporta el tráfico de 15.000 vehículos diarios y que hace especialmente dura la vida de los habitantes que viven pegados a ella, como ocurre en Poble Nou y Benifaraig. Diputació de València ya lanzó en 2011 una propuesta de cambio de trazado del Camí de Moncada, pero se desestimó por completo porque suponía una grave agresión a huerta protegida. Ahora retoma la idea, pero sin cambiar de itinerario el tráfico y con menor afección a los campos de cultivo, especialmente protegidos con la nueva Ley de l'Horta y el Pla d'Acció Territorial. Lo que lo que se busca, fundamentalmente, es mejorar los desplazamientos de los viandantes y los usuarios del transporte público, y tratar de calmar el tráfico privado.

Con todo, la otra gran novedad es una vía ciclopeatonal al estilo de la vía Xurra que transcurre de València hasta Rafelbunyol, es decir, una vía compartida por viandantes y ciclistas que en la mayoría del itinerario va pegada al Camí de Moncada. Sin embargo, la estrechez de las aceras en Poble Nou, han obligado a los redactores del plan a trazar un desvío a la altura del núcleo principal por caminos rurales para que las bicis no invadan el espacio peatonal. La solución planteada será probablemente uno de los principales focos de debate, ya que en al menos dos puntos generan claros conflictos con los viandantes. El pasado 20 de junio finalizó el primer periodo de alegaciones al proyecto. Con todo, no hay que olvidar que se trata de un estudio preliminar que podría cambiar mucho en el futuro. Fuentes de la Diputació de València estiman que para marzo/abril del próximo año podría licitarse la redacción definitiva de esta nueva infraestructura.

La vía ciclopeatonal parte de un punto extraño de Poble Nou, ya que no conecta con el carril bici de Juan XXIII y ni siquiera con el que existe en la Ronda Nord sobre acera, sino que lo hace en la intersección de la Ronda Nord con el Camí de Moncada, donde se propone un primer tramo sobre una estrecha acera de unos 150 metros. Para evitar el Camí de Moncada, la vía ciclista realiza un primer desvío por un tramo del antiguo Camí Xiquet. Desde l'Alqueria Fonda hasta el camino de Carpesa iría un tramo compartido ciclopeatonal y aquí se construye la primera rotonda, que incluye además una nueva parada del bus. Esta glorieta pondría fin a las largas colas que se forman por el cruce regulado con semáforos.

Desde la rotonda hasta el cruce con el Camí del Assagador, un tramo sin acera en uno de los sentidos de Poble Nou, se propone que la vía ciclopeatonal vaya por el lado de la Iglesia de Sant Bernat (con importante tránsito peatonal de feligreses) y cruce al Camí del Assagador por la misma curva del Camí de Moncada, un punto que se antoja crítico por la falta de visibilidad y seguridad. Por segunda vez, el itinerario ciclista se desviaría por caminos rurales, en este caso por el Assagador y encontrándose con el Carretera Daniel, para lo cual habría que expropiar la superficie necesaria en unos 150 metros lineales de campos de cultivo.

Desde la Carretera Daniel saldría de nuevo al Camí de Moncada en Poble Nou, en otro tramo conflictivo por la estrechez de las aceras y que obligaría a compartir a ciclistas y viandantes unas decenas de metros. A partir de ese punto, la vía ciclopeatonal ya va siempre pegada al margen derecho del Camí de Moncada y separada por un seto, lo que la convierte en una alternativa muy eficaz para los desplazamientos no motorizados.

Las otras tres glorietas

En el límite entre Poble Nou y Borbotó, donde se ubica una gasolinera, se construiría una nueva rotonda, y unos metros antes se ampliaría la carretera para crear nuevas paradas de autobuses a ambos sentidos. En el cruce entre el Camí de Moncada y la entrada a Borbotó por Dr. Constantino Gómez también se habilitaría espacio extra para que se detenga el transporte público.

En un nuevo cruce, entre el Camí de Moncada y la av. Palmaret se construiría una nueva glorieta para suprimir la peligrosa intersección regulada hoy por semáforos. En la misma avenida dirección a Carpesa se han previsto paradas de autobús, mientras que a la altura del barranco Palmaret Baix hay prevista un área de descanso para viandantes y ciclistas.

La vía ciclopeatonal proseguiría hasta la primera rotonda de Benifaraig, construida hace unos años cuando se desvió el Camí de Moncada. Pero en el cruce con el Camí Alqueria de Chilet también se construirá una nueva rotonda. Este nuevo acceso a Benifaraig ya se aprobó anteriormente y se encuentra en un estado avanzado de desarrollo. Esta semana se publicó el anuncio que prevé una serie de expropiaciones para que los afectados puedan hacer alegaciones. Según la Diputación de València, este proyecto «se espera licitar para finales de año o principios del que viene». En esta glorieta habrá parada de autobús, una pequeña zona de aparcamiento en batería y carril bici a ambos lados de la carretera.

Superado el núcleo de Benifaraig, la vía ciclopeatonal conecta con el tramo del Anell Verd Metropolità que va en paralelo al barranco Palmaret Alt y se desvía en dirección a Meliana. Tras un centenar de metros y a través de una pasarela existente, conecta con la calle San Bartolomé de Alfara del Patriarca, donde finaliza el proyecto.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats