03 de julio de 2020
03.07.2020
Levante-emv

Pintor Segrelles también exhuma su adoquinado

La peatonalización de la plaza saca nuevamente a la luz el antiguo pavimento, sepultado hacía décadas

03.07.2020 | 04:15
Los adoquines asoman nuevamente con la urbanización de la plaza.

La política de peatonalización de plazas en la ciudad de València está sacando a la luz viejos vestigios del pasado, entre los que está el pavimento a base de adoquinado, una de las características más distinguidas junto con los antiguos raíles de tranvía, componiento la estampa de lo que eran las calzadas de la ciudad hace décadas. La última actuación de «València Ciutat de Places» que cumple con estas características es la de Pintor Segrelles. Ahí ha vuelto también a salir a la superficie el antiguo adoquinado, que en esta ocasión está muy compactado, sin dejar prácticamente irregulariadades. Este pavimento aparece a varios centímetros de profundidad, sobre dos capas previas de alquitrán. La peatonalización se llevará a cabo con un nuevo tipo de asfalto que evitará, o debe evitar, el excesivo recalentamiento, junto con elementos para esparcimiento y aceras más grandes.

La actuación en Pintor Segrelles ha comenzado bajo la fórmula de «peatonalización blanda». Los vecinos ganarán un espacio peatonal en una calle que no tenía prácticamente ninguna utilidad en lo que es circulación (la plaza ejercía de hecho como rotonda), pero a cambio se pierden por el camino una buena cantidad de plazas de aparcamiento, que es el gran pero que le ponen los vecinos, puesto que se trata de una zona ya de por sí complicada para estacionar.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook