Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Postura

Sandra Gómez pide calma y prepara una "alternativa" más consensuada

La vicealcaldesa confía en que el coste económico sea el menor posible para la ciudad

La vicealcaldesa Sandra Gómez en el último pleno.

La vicealcaldesa Sandra Gómez en el último pleno. m. a. montesinos

La vicealcaldesa y concejala de Desarrollo Urbano, la socialista Sandra Gómez, confirmó ayer que el PAI de Benimaclet vuelve a la casilla de salida tal como anunció el miércoles el alcalde, Joan Ribó, de Compromís, tras reunirse con los representantes de Metrovacesa y rechazar la propuesta urbanística que la promotora les puso sobre la mesa con 1.300 viviendas, un gran parque , dotaciones y 280 millones de inversión. Sandra Gómez, cuya concejalía tiene en estudio desde la pasada legislatura la propuesta de Metrovacesa, propietaria de la mayor parte del suelo, aseguró que «llevamos tiempo trabajando en una alternativa para el PAI de Benimaclet», de la que hasta ahora no se había hablado oficialmente. Una alternativa, dijo Gómez, «más consensuada y con una visión global del barrio».

Según Gómez, «ayer [por el miércoles] no se dijo nada nuevo», en alusión a las declaraciones del alcalde. «Se habló de más consenso, de más protección de la huerta y de una nueva etapa» para el sector de Benimaclet.

Sobre la posibilidad de reconducir las negociaciones con Metrovacesa, que tras la tensa reunión mantenida con Ribó amenaza con acciones legales y cifra en 50 millones de euros el coste de las indemnizaciones por la eventual desclasificación del suelo, Gómez destacó que «la ciudad no tiene que convencer a ninguna empresa para que desarrolle un sector». «El modelo lo fija el ayuntamiento», añadió la concejala, que tampoco aclaró si se concederá a Metrovacesa la condición de agente urbanizador ni si se optará por la gestión directa del PAI.

En relación a las indemnizaciones, en cualquier caso millonarias, que la ciudad tendrá que asumir, la vicealcaldesa confió en que el sector se desarrolle «con el menor coste posible para las arcas municipales». «La premisa es que tenga el menor impacto posible económico para las arcas públicas», subrayó la vicealcaldesa, algo en lo que dijo «estamos todos de acuerdo».

La vicealcaldesa insistió en que desde hace varios meses «estamos trabajando en la búsqueda de más consenso y en proteger el patrimonio natural» en Benimaclet y añadió que el gobierno del Rialto busca darle a este sector urbanizable, bloqueado durante décadas, una visión más global, para todo el barrio de Benimaclet, con más dotaciones. «No se puede simplificar el debate y centrarse solo en el suelo que queda por consolidar». A preguntas sobre la posible reclasificación de suelo para mantener el uso agrícola, que Metrovacesa asegura «es inviable», la concejala de Desarrollo Urbano rehusó concretar. Sandra Gómez pidió «calma y paciencia» y no sobredimensionar las declaraciones del alcalde.

El Rialto buscará una alternativa urbanística con más consenso, tal como ha hecho en el Plan del Cabanyal y en Ciutat Vella, destacó la concejala de Desarrollo Urbano.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats