El Ayuntamiento de València, a través del servicio municipal de Playas, Calidad Acústica y del Aire, se encuentra embarcado en la mejora de la Red de Vigilancia de la Contaminación Acústica de la ciudad. En este sentido, en los últimos días y a través de la sección técnica de Contaminación se ha iniciado la sustitución de los sonómetros de la red instalados por la ciudad. Por su parte, la Asociación de Vecinos Russafa Descansa reclamó la reubicación de todos los sonómetros instalados en el barrio «para que sus mediciones sean representativas».

Con la finalidad de mantener el correcto control y seguimiento tanto de los niveles acústicos ambientales como de los niveles de las zonas ZAS, se han adquirido unos sonómetros con la más reciente tecnología, que incluye una gran capacidad de memoria, conectividad a router de comunicaciones, alimentación eléctrica de baja tensión y batería de seguridad, transmisión de datos a través de tarjetas de datos y el programa de tratamiento de datos Bruel, que ya se ha probado con excelentes resultados. Esta nueva conectividad permitirá reducir al mínimo las tareas de mantenimiento presencial. «Algunos de los sonómetros que se van a cambiar llevan operativos más de 20 años, por lo que está más que justificada la necesidad de sustituirlos», apuntó el concejal responsable, Giuseppe Grezzi.

En estos momentos ya se dispone de ocho de estos equipos B&K Tipo 2250-L (2250 Light). Sobre seis de ellos se están realizando las preceptivas pruebas previas de configuración y conectividad, antes de su instalación definitiva. Los otros dos equipos ya se han instalado, colocando uno de ellos en la zona de la ZAS del barrio del Carme y el otro en la zona de la ZAS de Xúquer, sustituyendo de esta forma dos de los antiguos sonómetros.