Los tres representantes de Compromís en la Comisión de Investigación de la EMT de València abandonaron ayer la comisión reprochando a la presidenta del organismo -la concejala del PSPV y socia de gobierno Elisa Valía- que pretendiera convocar ayer «de forma unilateral» una sesión que califican de «ilegal», por lo que anunciaron que recurrirán «todos los acuerdos alcanzados». El objetivo de esa comisión era que los distintos grupos sigan teniendo en su poder los ordenadores que les fueron facilitados para tener a mano todas las grabaciones de la comisión y así poder redactar sus conclusiones. Y en el fondo del conflicto, las filtraciones de esas grabaciones que este fin de semana ha habido a algunos medios de comunicación.

En el día de ayer estaba convocado un Consejo de Administración de la EMT tras el cual se convocó de manera improvisada una reunión de la Comisión de Investigación con el ánimo de prorrogar al menos una semana la tenencia de los ordenadores que recibió cada grupo con las grabaciones de la comisión para elaborar sus conclusiones.

Por parte de los socialistas mantienen que dicha convocatoria se realizó «respetando la legalidad, con quórum y con la presencia del secretario municipal».

Desde Compromís, sin embargo, han criticado que «la presidenta de la Comisión de Investigación, de manera sorprendente, haya pretendido de forma unilateral hacer una nueva sesión». «En ningún momento -aseguran desde la coalición- se había convocado de manera formal la comisión». Por ello, Compromís «lamenta que se fuerce la celebración de una comisión que no estaba acordada ni convocada, sin orden del día» y afirma que «los órganos legales de la comisión tampoco tenían constancia de la celebración de esta reunión».

La formación avanza que recurrirá «todos los acuerdos y las conclusiones que se hayan alcanzado en una comisión que no estaba convocada, ya que carece de legalidad». Además, «tal y como se aprobó en la última sesión de la comisión», Compromís informa de que devolverá hoy mismo los ordenadores portátiles con todas las videoactas de la comisión.

«Nosotros cumplimos con los plazos acordados, porque para nosotros la comisión es algo importante y nos la tomamos en serio. Además, es sorprendente que la vicepresidenta de la EMT haya elegido quedarse sola con la oposición antes que con su propio socio de gobierno», concluyen.

Respeto a la legalidad

Por su parte, Elisa Valía asevera que «la convocatoria se ha realizado respetando la legalidad y la comisión se ha desarrollado con quórum y la presencia del secretario municipal». Advierte que «no se puede desprestigiar el trabajo que se está desarrollando en el seno de la comisión». «Hoy se ha aprobado que los ordenadores donde está el material imprescindible para redactar las conclusiones sigan estando disponibles para los miembros de la comisión. Nadie puede estar en contra de que se pueda trabajar en la Comisión con todos los medios y de forma transparente», apunta.

Y termina: «El comportamiento en la comisión ha de ser ejemplar porque tenemos que devolver la confianza de la ciudadanía en la gestión de la Empresa Municipal de Transportes a raíz del fraude de los 4 millones de euros ocurrido en septiembre del año pasado. No se puede actuar como si existiera algo que esconder y estamos seguros que todos los grupos acataran las conclusiones de la comisión como siempre han manifestado».