Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Medida

Parc Central paraliza la obra junto al concesionario para dar un trato especial a la tierra

Los análisis han estimado que los residuos extraídos no son "inertes" sino "no peligrosos", por lo que necesitan un vertedero especializado

Obras en la parcela del Parc Central pegada al concesionario de coches. levante-emv

La sociedad Valencia Parque Central ha suspendido temporalmente las obras de la parcela pegada al concesionario de coches por un plazo aproximado de dos meses. El motivo es la calificación de la tierra sacada de la obra, que ha pasado de ser considerada «inerte» a «no peligrosa», una calificación que pese al nombre obliga a buscar un vertedero especializado, ya que se trata de materiales que se pueden transformar con el tiempo de manera significativa.

Según la entidad, las pruebas de laboratorio de control de calidad, que habitualmente se realizan durante la ejecución de las obras, han calificado como «no peligrosos» en lugar de «inertes» los residuos procedentes de la excavación y movimiento de tierras. Esta circunstancia supone que esos residuos deben trasladarse a un vertedero especializado en residuos «no peligrosos», en lugar de a un vertedero de «inertes», como contemplaba el proyecto licitado. «Ello implica un cambio en la calificación del vertedero donde trasladar los residuos, que tiene un efecto económico no previsto», asegura.

Se trata, por tanto, de «buscar una solución técnica y económica para poder elaborar una propuesta que reduzca al máximo la cantidad a excavar y retirar a vertedero». Y «dado que los primeros trabajos a realizar en las obras son el movimiento de tierras, la Sociedad ha decidido la suspensión temporal».

La sociedad Valencia Parque Central recalcó que se trata de residuos «no peligrosos». «No se trata de un asunto de contaminación, sino del vertedero donde retirarlos», dijeron las fuentes, que explicaron que «las pruebas de laboratorio han determinado, la presencia de sales (lixiviados de sulfatos)». Las sales, añaden, «no suponen un peligro para la salud ni de riesgo ambiental. Es un cambio en el tipo de vertedero al que conducir los residuos. Ese cambio implica el pago de otras tasas más elevadas y del canon que hay que satisfacer por cada tonelada del residuo a retirar», precisaron.

Trabajo «in situ»

Así las cosas, «el esfuerzo en la búsqueda de la solución técnica se va a centrar en reducir la cantidad y reciclar al máximo los productos de las excavaciones en la propia obra». Ello no solo será mejor económicamente para el proyecto, sino que además se acatan criterios de las autoridades ambientales que, atendiendo resoluciones de la Comisión Europea, promueven e incentivan el reciclaje in situ y la reducción de la cantidad neta de residuos.

Una vez que la dirección facultativa presente su propuesta en las próximas semanas y sea supervisada por Valencia Parque Central, se recabará la conformidad de los servicios municipales y se remitirá para su aprobación por el órgano de contratación de la Sociedad.

Compartir el artículo

stats