Los usuarios de bicicletas de València cuentan con las mejores condiciones para moverse por la ciudad en este medio de transporte en comparación con otras grandes ciudades españolas, según un estudio de la Organización de Consumidores. Por ello los valencianos encabezan el índice de satisfacción de la OCU, mientras que en el polo opuesto se encontrarían los de Madrid.

La OCU ha consultado la opinión de 4.394 personas, ciclistas y no ciclistas, a través de una encuesta realizada el pasado otoño en diez capitales (Madrid, Barcelona, València, Sevilla, Zaragoza, Málaga, Murcia, Palma, Las Palmas y Bilbao) y que se completa con los datos de infraestructuras recogidos en colaboración con Datadista. En el caso del Cap i Casal, el estudio indica que la ciudad cuenta con un ratio de 15 kilómetros de carriles bici por cada 100 de viales destinados al tráfico motorizado, un índice de los más elevados de España junto a Bilbao, Sevilla y Barcelona.

En concreto València cuenta con 156 kilómetros de viales ciclistas, 2.404 aparcabicis y 16.028 anclajes para atar las bicicletas con seguridad. Sevillanos y valencianos son los más satisfechos entre los encuestados no solo por la extensión y calidad de sus carriles bici, también por la presencia de aparcamientos específicos para asegurar la bici o el sistema público de alquiler, que tiene una ratio de 35 bicis por cada 10.000 habitantes (cinco veces más que Madrid).

Así pues València encabeza la clasificación, con un notable (71 sobre 100 puntos), pero también son positivas las valoraciones para Sevilla, Barcelona y Palma de Mallorca. A la cola del pelotón está Madrid, que se quedan en una nota de suspenso (47 sobre 100). En València, además, un 30 por ciento de la ciudadanía asegura que usa la bici al menos una vez a la semana, mientras que en Madrid la cifra se queda en un pobre 14 por ciento.

Llama la atención que en València los usuarios encuestados consideran que la cantidad de viales ciclistas es adecuado y que no es prioritario hacer nuevos carriles bici. En este sentido considera que el Ayuntamiento «hace un buen trabajo» en la promoción de este medio de transporte. Otra de las respuestas en las que València destaca es que los usuarios considera que los patinetes eléctricos causan problemas de convivencia con las bicicletas.

"Constatar esa satisfacción de valencianos y valencianas con su red ciclista y las facilidades por circular en bici por nuestra ciudad —que ya percibíamos en la calle— es una fuente de energía sana y renovable para continuar por la senda de trabajo emprendida hace cinco años para hacer de València un referente internacional de la movilidad sostenible en general y el uso de la bici en particular" ha apuntado el concejal de Movilidad Sostenible, Giuseppe Grezzi, tras conocer el informe de la OCU.

"Aún queda mucho margen de recorrido, muchos barrios sin la suficiente infraestructura ciclable de calidad, y lugares en los que, pese al esfuerzo continuado ya realizado aún no hemos podido subsanar la falta de estacionamientos", añadió el concejal, "pero somos plenamente conocedores de ello, trabajamos de manera incasable para solventarlo, y los frutos de ese trabajo se van a seguir percibiendo paulatinamente en los próximos meses, por lo que estamos seguros que la satisfacción y el uso de la bici va a ser muchísimo mayor en los próximos años".

Solo en la pasada legislatura València incrementó la red de carriles bici en València en 33 nuevo kilómetros de carriles realizados con los nuevos estándares calidad (un incremento del 26'2% de la red previa) mientras que el número de aparcabicis y VMP de la ciudad en un 25% con 3.585 nuevos estacionamientos (estos datos se han incrementado más desde entonces con carriles como el de Primado Reig o las actuaciones de instalación de aparcabicis en diferentes barrios que se desarrollan con continuidad).