València ha recibido en la última década 20 millones de euros para transporte público frente a los 1.378 de Madrid. Las cifras corresponden a la partida de los Presupuestos Generales del Estado de los últimos diez años destinados al transporte público metropolitano y muestran una diferencia abismal entre ciudades.

La capital del Túria es la tercera ciudad española por población, por detrás de Madrid y Barcelona. Sin embargo, València y su área metropolitana han recibido 68 veces menos dinero que la capital del Estado. Barcelona, por su parte, ha ingresado 1.091 millones de euros de los PGE.

De hecho, València está muy lejos de ocupar la tercera posición en inversión estatal, ya que otros territorios como Canarias, Sevilla o Málaga han recibido partidas presupuestarias más elevadas. En concreto, es esta década, Canarias ha percibido 312 millones, Sevilla 69 y Málaga 59. Estos datos se extraen de las inversiones que el Gobierno central publicó ayer después de ser requeridas por el portavoz de Compromís en el Senado, Carlos Mulet.

València ha estado incluida en los Presupuestos Generales del Estado en los últimos dos años, algo que desde la coalición valencianista achacan a la "presión ejercida" por el partido durante el debate presupuestario y los pactos de investidura. No obstante, Mulet califica de "migajas" las "ridículas" cantidades destinadas al transporte del 'cap i casal' y su área metropolitana.

Para Compromís, la inversión debería ser de 50 millones de euros, como mínimo y sin tener en cuenta la deuda acumulada. Para Mulet, la partida actual es "insuficiente" y deberá mejorarse en los siguientes presupuestos para "compensar los años de menosprecio" en los que "otras ciudades han disfrutado del dinero de todos para mejorar sus flotas e infraestructuras", mientras que en el área de València han sido los ayuntamientos de las localidades y los usuarios a través del pago de las tarifas los que han sufragado estos costes.

Para acabar con lo que considera una "política discriminatoria", Compromís registró en el Senado una Proposición de Ley de Financiación del Transporte Público Urbano y Metropolitano para poner fin a los problemas que ocasionan las diferencias entre ciudades que está pendiente de ser debatida.

La propuesta de ley busca crear un fondo estatal para financiar la movilidad para financiar el transporte urbano e interurbano que iguale los déficits y propone la creación de una comisión gestora para los fondos que se establecerían en no menos de un 0,25 % del Producto Interior Bruto del año anterior.

Con esta fórmula, en 2020 se habrían invertido 3.000 millones de euros, una cantidad que para la coalición mejoraría la disponibilidad económica y dejaría "claras las asignaciones para los consorcios metropolitanos" de forma que se podría evitar la "arbitrariedad y la constante discriminación que sufren algunos organismos como el valenciano", señala Mulet.

Para el senador de Compromís, "los datos aportados por el Gobierno constatan que no somos exagerados" y "evidencia" la discriminación que beneficia "siempre a las grandes capitales". En este sentido, Mulet ha recordado que es una situación transversal en la Comunitat Valenciana al tratarse de una de las autonomías "más pobladas, pero la peor financiada".