Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Verum Valentia

El diario de Joaquín Centelles (I)

El día 6 de octubre de 1806 marca el inicio de la plaza del Ayuntamiento pues se derriba el muro del huerto del convento de San Francisco, se cortan los álamos y se quita la huerta, dando lugar a una gran explanada

El diario de Joaquín Centelles (I)

El diario de Joaquín Centelles (I)

Dentro de la lectura histórica, los diarios personales suelen ser en muchos casos lo más gratificante a la hora de obtener información. Recopilan de manera puntual acontecimientos y pequeños detalles que en la mayoría de los casos, los libros de historia no se detienen a comentar. El diario que vamos a desgranar es el realizado por el Presbítero Joaquín Centelles, nacido en 1772 en Tortosa (Tarragona). Abarca el primer cuarto del siglo XIX, coincidiendo con su estancia en Valencia y siendo Prior Curado de la Iglesia Parroquial de San Juan del Hospital.

Su interés por escribir diarios comienza cuando Centelles cuenta con 15 años; registra en un libro en blanco, en el que anotaba las composiciones del aula de gramática, sucesos y temas domésticos de su Tortosa natal. Años más tarde, libre de estudios y con la carrera finalizada, comienza este Diario en el que escribe todos los sucesos memorables de la ciudad de Valencia. Su diario nos permite estudiar la sociedad valenciana de ese primer cuarto de siglo XIX. En él, no solo encontramos noticias eclesiásticas, también sucesos políticos, meteorológicos, festivos y sociales. Hemos podido contrastar la mayoría de anotaciones de este diario, coincidiendo de manera exacta y puntual con la realidad; lo que nos permite darle credibilidad total y nos sirve de aval para otros apuntes que no se pueden contrastar.

Hemos dividido el diario en dos partes: la primera hasta 1813, marcada por la invasión francesa y los cambios en la Corona. Centelles relata todos los sucesos ocurridos en nuestra Ciudad y el sentir del pueblo valenciano ante los asedios y las revueltas sociales. Nos vamos a detener en esas anotaciones, que como hemos comentado nos llaman la atención al no estar reflejadas en los libros o en las que aportan mas información sobre un hecho en concreto.

Climáticos y fenómenos

naturales

La primera riada, anotada por el presbítero, fue ocasionada por el desbordamiento del rio Turia a su paso por esta ciudad, el 17 de noviembre de 1801, debido a las fuertes lluvias de días anteriores, el agua saltó por encima del pretil inundando el Llano de Zaidía y la calle de Muviedro; el agua alcanzó en algunos lugares 14 palmos. Tan solo unos días más tarde, la noche del día 26, la tormenta que cayó fue tan intensa que el centro de Valencia quedó inundado, alcanzando hasta los 10 palmos en algunas zonas. Debido a estas lluvias, el Portal de San Vicente sufrió graves daños y durante muchos días permaneció cerrado hasta que se procedió a su reparación.

La granizada más importante registrada por Centelles, ocurrió la tarde del 5 de agosto de 1810; el tamaño del granizo alcanzó el de un limón. En cuanto a nevadas, la más importante fue la ocurrida el día de San Vicente, 22 de Enero de 1810, estuvo nevando desde las 11 de la noche hasta las primeras horas de la mañana del día siguiente, cubriendo las calles con más de medio palmo de nieve. También registró otras nevadas: el 26 de marzo de 1807 a la 1 de la tarde que solo duró media hora; el día de San Vicente pero de 1808, nevó copiosamente durante 1 hora y dejó las calles cubiertas de 4 dedos de nieve; otra el 24 de febrero del mismo año, ésta sin llegar a cuajar.

Llama mucho la atención los tres fenómenos naturales registrados por el presbítero, aunque él no los reconoce como naturales si no como castigos divinos; entre los días 8 y 13 de febrero de 1804 se oyeron y percibieron unos leves terremotos; el día 21 de Junio a la 1 de la madrugada, un huracán arrancó varios árboles, abrió la Puerta de Serranos y derribó los balcones de la galería del Palacio Arzobispal; el último de estos fenómenos naturales es un eclipse solar que ocurrió a las 12 horas del 17 de mayo de 1812 y que duró mas de 2 horas.

Eclesiásticos

Al tratarse de un presbítero, es lógico que estén en su diario reflejadas todas las noticias eclesiásticas ocurridas en la Ciudad. Encontramos todos los Te Deum de la Catedral, las rogativas de todas las Parroquias, procesiones, traslados, maitines etc. Buscando los más notables y desconocidos encontramos que el 25 de Marzo de 1812, el Mariscal francés Suchet y su esposa asisten en la Catedral a Maitines de Tinieblas.

Es llamativa las salidas en Procesiones de Rogativas de imágenes que jamás habían salido de las Iglesias y las sacan para frenar la invasión francesa. Así, de este modo; el 22 de Marzo de 1811 salió en procesión el Cristo de las Penas de San Juan del Hospital; el 3 de Mayo la 3ª Orden de Nuestra Señora del Carmen, sacó la preciosa imagen de "La Morenica"; el 2 de diciembre salió la imagen de Santa Bárbara de San Juan del Hospital y la mas destacada por cómo se hizo, procesionó el Cristo del Rescate de la desaparecida Iglesia de Santa Tecla de la calle del Mar, con la particularidad de que salió bajo palio prestado por la Catedral.

En relación a la festividad del Corpus Christi, lo más importante fue que durante los años 1812 y 1813, las Rocas no estuvieron expuestas en la Plaza de la Virgen si no en la Plaza de Santo Domingo, frente al Palacio de Cervelló que era la residencia del Mariscal Suchet; incluso se varió el recorrido de la Procesión con el fin de rendir pleitesía al jefe invasor francés. Una noticia conmovió a todos los valencianos el dia 15 de Enero de 1812, tan solo 6 días después de la toma de la Ciudad por los franceses, se decretó que todos los religiosos de todos los conventos se reunieran en el de San Francisco (actual Plaza del Ayuntamiento) para comunicarles las órdenes tomadas por el gobierno francés, que no eran otras que informarles de que estaban todos detenidos. Al día siguiente fueron enviados a Francia; solo quedaron abiertas las Parroquias, la capilla de la Virgen y la del Milagro.

El 1 de Febrero de 1804 el Gremio de Genoveses dejó la ermita situada junto al Convento de San Francisco y se traslada al la Iglesia de "Los Camilos", actual Iglesia de San Carlos Borromeo.

Ajusticiados

Durante el primer cuarto del siglo XIX se continúa utilizando la pena de muerte. Centelles detalla las ejecuciones realizadas en la Plaza del Mercado, en la de Santo Domingo e incluso en el muro del Convento de San Francisco. Los métodos utilizados eran: la horca, el garrote para nobles y el fusilamiento para milicianos y militares. Hay 2 períodos bien diferenciados en los que las ejecuciones son más numerosas; el primero en 1808, entre los meses de Julio a Septiembre se realizaron mas de 40 ahorcamientos coincidiendo con el asedio del ejercito francés a la Ciudad y el segundo periodo entre 1812 y 1813, coincidiendo con los años del gobierno francés en Valencia se realizaron mas de 50 ejecuciones, la mayoría de ellas a guerrilleros que luchaban contra el sometimiento francés.

Como dato más sobresaliente, destacamos el cambio realizado a partir del 24 de Octubre de 1806 y que permitía a la Asociación de Caridad asistir a los ejecutados ya que hasta entonces eran los Jesuitas los encargados de ello.

Sucesos

Hay un suceso que destaca sobre todos los demás por su brutalidad y crueldad, otro momento negro de la historia de la Ciudad: la matanza indiscriminada de más de 400 franceses y afines a éstos en la Ciudadela y en la Plaza de Toros. Entre los días 5 y 8 de Junio de 1808, aprovechando las revueltas de los labradores y la corriente antifrancesa, el Canónigo Baltasar Calvo enviado desde Madrid y obrando falsamente en nombre del Rey Fernando VII, dirigió esta terrible matanza. Centelles relata como los franceses detenidos en la Ciudadela fueron pasados a cuchillo y como los que se encontraban presos en las Torres de Serranos, en días posteriores fueron conducidos a la Plaza de Toros junto con muchos otros sacados de sus casas para ser ejecutados a sangre fria en el coso. Centelles desmarca claramente al rey y a la Iglesia de estos hechos y señala el ánimo violento y la ambición de poder de Baltasar Calvo como principal responsable de estos asesinatos. El canónigo fue detenido y el dia 4 de julio apareció, en el cadalso de la plaza de Santo Domingo, su cadáver con un letrero en el pecho que decía «por traidor y comandante de asesinos», había sido pasado por el garrote.

Sociales

El día 6 de octubre de 1806, es la fecha que podemos señalar como el origen de lo que actualmente es la Plaza del Ayuntamiento, ese día se derriba por «orden superior» los muros que cerraban el huerto del Convento de San Francisco; se quitó el huerto y se talaron los álamos dejando una gran explanada. El 7 de junio de 1807 se inaugura el cementerio municipal con la bendición del Arzobispo Company y la asistencia del clero y comunidades.

Más tarde, el 26 de Octubre de ese mismo año añade Centelles, que el primer noble varon y la primera mujer noble enterrados en el Cementerio Municipal fueron el Marqués de Cáceres y la Baronesa de la Puebla.

El 27 de abril de 1809 se descubre y saca con toda formalidad la primera piedra que Godoy había puesto en la Plaza de Santo Domingo para la colocación de un obelisco que conmemoraba la visita del rey Carlos IV y su esposa, el 25 de Noviembre de 1802. El 23 de Mayo de 1809 se descubre el monumento del rey Fernando VII en la plaza de la Seo, durante la celebración del cumpleaños de la independencia de España.

De todas las noticias sociales la que mas nos ha sorprendido, es la acaecida el día 3 de febrero de 1808, cuando llegó el cadáver del Rey de Luis I de Etruria, un reino inventado por Napoleón que solo duró 6 años, muerto cinco años antes, a fin de darle sepultura en el pabellón de los infantes en el Monasterio del Escorial.

Esa noche reposó en el Convento de San Francisco y al día siguiente salió para Madrid. Luis I, nacido Parma Habsburgo-Lorena era infante de España por su matrimonio con la Infanta Mª Luisa de Borbón y Borbón hija del Rey Carlos IV.

Una vez enterrado su esposo, la infanta Mª Luisa y su hijo Luis II de Etruria regresaron a Valencia y permanecieron dos dias en nuestra Ciudad donde fueron agasajados por todos los valencianos y en particular por el cuerpo de la Real Maestranza de Caballería.

Para finalizar esta primera parte, la mejor noticia que podría darse en 1813, Joaquín Centelles nos dice: «Desde el día 12 de junio se notaba una fermentación de movimiento en los franceses para retirarse y se verificó el dia 5 de Julio a las 4 de la mañana, que se fueron y dejaron libre la ciudad sin ocurrir desgracia alguna».

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats