Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Reunión telemática

Ribó se alía con 26 alcaldes, 14 de ellos del PP, para reclamar los remanentes

El encuentro, sin nadie del PSOE, persigue replantear el acuerdo con la Federación de Municipios para acceder al reparto de fondos

Joan Ribó y Sandra Gómez, en una imagen reciente. f. calabuig

El alcalde de València, Joan Ribó, participará hoy en una reunión telemática con casi una treintena de alcaldes que manifestaron públicamente el rechazo al acuerdo entre el Ministerio de Hacienda y la Federación de Municipios y Provincias, traducido en el Decreto Ley de Uso de los Remanentes de los Ayuntamientos, porque entienden que vulnera la autonomía financiera de las entidades locales y genera una «discriminación inadmisible» al excluir a los ayuntamientos sin remanentes del reparto de un fondo de 5.000 millones de euros con cargo a los Presupuestos Generales del Estado (PGE).

La reunión está cargada de simbolismo en lo que hace referencia al equilibrio del equipo de gobierno municipal, puesto que se trata de una serie de ayuntamientos de capitales de provincias y grandes ciudades que pertenecen a todo tipo de partidos, pero ninguno socialista. Más aún, en la reunión Ribó hará causa común hasta con catorce alcaldes del Partido Popular: Alicante, Almería, Badalona, Córdoba, Madrid, Málaga, Marbella, Murcia, Oviedo, Pozuelo de Alarcón, Salamanca, Santander, Teruel y Zaragoza.

En este particular amalgama de interlocutores también se darán cita alcaldes de Esquerra Republicana de Catalunya (Lleida y Tarragona), Ciudadanos (Granada y Palencia), JuntsxCat (Reus), BNG (Pontevedra), Podemos (Cádiz), Coalición Canaria (Telde), Democracia Ourensana (Ourense) y Tot per Terrassa (Terrassa). Una particular alianza contra la decisión del gobierno central que, seguramente, no gustará nada a los socios de gobierno municipal.

En aquel manifiesto se solicitó una reunión a la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, para replantear las ayudas estatales a los municipios, eliminar la regla de gasto, al menos para el año 2021, avanzar en un nuevo sistema de financiación local y definir el acceso de los ayuntamientos a los 140.000 millones de euros que llegarán de Europa.El alcalde de Zaragoza, en nombre de todos los firmantes de la declaración, trasladó esta petición a la ministra, quien dijo que cualquier reunión negociadora debía tener lugar a través de la FEMP.

Ya este fin de semana, Ribó elaboró un manifiesto conjunto con la alcaldesa de Barcelona, Adan Colau (BComú), en el que reclamaba libertad para poder gastar los remanentes de que disponen los consistorios, que no dejan de ser los ahorros realizados en su gestión, y acceder a financiación extraordinaria para, desde la proximidad de los ayuntamientos, hacer frente a las necesidades de las ciudades derivadas de la crisis del coronavirus.

En el manifiesto, publicado en el diario El País, señalan como alternativas para acceder a fondos que el Estado haga efectiva en 2020 una aportación de al menos mil millones para paliar el déficit del transporte público, una «participación directa de las ciudades en los fondos habilitados por la Unión Europea» para que España haga frente a la situación generada por la pandemia y un nuevo modelo de financiación para los municipios que «devuelva la autonomía local».

Compartir el artículo

stats