De pollo y conejo, hecha a leña o con gas, fina, de marisco, con socarrat... La paella es el plato insignia de la gastronomía valenciana, una receta que habla de la identidad de un territorio marcado por su huerta, arrozales y el Mediterráneo. Considerada como un «sacrilegio» o «arroz con cosas» cuando altera sus ingredientes o forma de elaboración, la paella se ha convertido en uno de los platos más internacionalizados del planeta y, en torno a ella, se celebró ayer la primera edición de la World Paella Day Cup.

La chef del restaurante La Ferrera, Chabe Soler, se alzó con el triunfo de este certamen mundial. Pasado el mediodía, la cocinera valenciana disputó la final en representación de España contra el italiano Mateus Coelho en Mestalla, el templo ché de la ciudad, reafirmando la capitalidad de esta receta. Tras imponerse a Australia en semifinales, optó por cocinar la receta tradicional de paella valenciana. «Para mí, una paella es mucho más que un plato, es unidad. En una final como esta no podía faltar», expresó. La World Paella Cup, enmarcada dentro del World Paella Day, enfrentó a chefs de ocho países del mundo (China, Australia, España, Japón, Estados Unidos, Italia, Rumanía y Francia), que defendieron sus creaciones de forma telemática como consecuencia de los protocolos establecidos para revertir la curva epidemiológica del coronavirus. Como si se tratase de la retransmisión de un partido de fútbol, los participantes disputaron su particular partido, emitido en directo de forma multicanal por diferentes plataformas de streaming y redes sociales. De este modo, un jurado formado por chefs y maestros arroceros siguió el proceso de elaboración de las paellas para votar por su candidatura predilecta.

Entre los criterios analizados, se puntuaron aspectos como los ingredientes, la intensidad del fuego, la cocción y el resultado final. Unos estándares que también fueron sometidos a votación popular. Y es que, en este evento mundial cada opinión fue decisiva, pues los usuarios de hasta 26 países pudieron votar por su receta favorita, complementando la decisión del prestigioso jurado. Uno compuesto por Alejandro del Toro y Noelia Pascual; Toni Montoliu y Jesús Melero; Rafa Vidal y Emili Piera; Alfonso Mira y Juan Carlos Galbis; Cuchita Lluch y Héctor Molina; Santos Ruiz, Javier Montoro y Rafa Margós, junto a Paco Alonso. La paella es el plato más universal de València y, por eso, «es importante ponerla en valor», manifestó Emiliano García, concejal de Turismo del Ayuntamiento de València. En este sentido, expresó que uno de los aspectos que convierte el patrimonio de la ciudad en un valuarte es «disponer de una despensa de kilómetro cero, nutrida de la huerta valenciana y del pescado de las lonjas».

Una línea también defendida por Jordi Mayor, alcalde de Cullera y diputado de Turismo, quien aseguró que «la paella representa la forma en que los valencianos vemos la vida, nuestra cultura y tradición». «Desde el Patronato de Turismo hemos querido impulsar este evento para que traspasara las fronteras internacionales, pero también las puertas de València a otros municipios», desarrolló. Así, este evento „impulsado por el Ayuntamiento de València junto a la Diputación, Turisme Comunitat Valenciana y Turespaña„ es una referencia no solo desde el punto de vista gastronómico, sino en la estrategia turística que está siguiendo la Fundación Visit València. Por su parte, Paco Alonso sostuvo que «es necesario romper con el estereotipo hegemónico de paella», por lo que actos como la World Paella Day Cup sirven para «dejar claro dónde está el origen de la paella».