Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Correción

El cordón dunar será corregido para ampliar las playas erosionadas del sur

El ayuntamiento propone suavizar la altura de las dunas y crear paseos marítimos peatonales

La duna de Pujol todavía no se ha recuperado tras el temporal Gloria.

La duna de Pujol todavía no se ha recuperado tras el temporal Gloria. f. bustamante

La eliminación del paseo marítimo, su sustitución por un cordón dunar y los aportes de arena que a lo largo de 40 años se han venido haciendo en las playas del sur de València para frenar la fuerte erosión inducida, sobre todo por el puerto, aunque han rebajado el impacto, «no han conseguido resolver el problema» y la onda erosiva se extiende hacia el sur.

Así lo apunta el informe de la Concejalía de Emergencia Climática que el alcalde, Joan Ribó, presentó la semana pasada a la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, a la que reclamó los 28 millones de euros anunciados para regenerar con aportes de 2,9 millones de m3 las playas del sur. Además de los aportes, el ayuntamiento propone medidas concretas por tramo para frenar la erosión, como «retroceder» o retranquear el cordón dunar , excesivamente elevado en muchos puntos, para generar playas de al menos 50 metros de anchura y estabilizar el litoral sobre todo en puntos como l´Arbre del Gos, donde Gloria dejó apenas 14 metros de playa. Una medida que se aplicaría a la citada playa, al Saler, la Devesa, la Garrofera y otros puntos más al sur, como la duna de Pujol. El ayuntamiento plantea además «reperfilar» las dunas con maquinaria para suavizar la pendiente en su encuentro con el mar y construir nuevos tramos de paseo marítimo peatonal en la playa de la Creu y el Recatí.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats