Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Quejas por la huelga de la EMT y la saturación de gente en plena pandemia

"Soy médica, si el autobús viene lleno me espero a que venga otro para evitar contagios", aseguraba ayer una usuaria

Quejas por la huelga de la EMT y la saturación de gente en plena pandemia

Quejas por la huelga de la EMT y la saturación de gente en plena pandemia

«Llevo aquí desde las 16,10 horas, 45 minutos de reloj de espera y lo peor es que han pasado 3 autobuses llenos que ni siquiera han podido parar». Con estas frases explicaba ayer María del Mar Fernández, una trabajadora de la hostelería, su monumental enfado por las molestias que le están causando los paros de los trabajadores de la EMT. «Vengo de trabajar y tengo que recoger a mi hijo, menos mal que ha ido a por él mi hermana», explicaba. Adriana Román, una joven estudiante que iba a entrenar, decía que llevaba esperando 5 minutos aunque su autobús anunciaba otros 7 más de retraso.

«Ayer -afirmaba por el lunes-, fue peor, el autobús tardó media hora y eso que no había paros». La joven estaba sentada en la parada cercana a la plaza de San Agustín justo debajo de un letrero en el que se anunciaban más retrasos: Sant Isidre, 27 minutos; Ciutat Fallera, 29. Otra mujer sentada en la parada del carrer Xàtiva contaba que el jueves pasado, cuando estaba esperando el autobús e ignoraba que había paros, vio que en la aplicación de la EMT de su móvil le indicaba que su línea venía con «38 minutos de tardanza así que me dije me voy en Metro». También una viajera relataba que por la mañana estuvo esperando «la línea 27, desde las 7,30 a las 7,50, más de 20 minutos, y al final he tenido que coger el 64». Un problema añadido a la reducción de autobuses por las medidas de protesta de los trabajadores son las aglomeraciones que se generan en horas punta en algunas marquesinas.

«Yo soy viróloga -contaba a Levante-EMV otra viajera- por eso cuando viene un coche lleno, no me subo, me espero a que venga otro donde se pueda garantizar la distancia de seguridad». Ayer otra vecina de La Torre llamó al periódico para denunciar que hacia las 8 de la mañana se vieron colas en una de las paradas de esta pedanía. Son también muchos los viajeros que alertan en el facebook oficial de la EMT de que al haber menos autobuses, los vehículos se llenan más y la distancia de seguridad no se garantiza. Por si fuera poco, ayer los componentes del comité de empresa -los delegados de salud laboral- inspeccionaron los autobuses antes de iniciar el turno de la mañana y hubo varios coches que fueron obligados a volver a cochera porque carecían de la cartelería y otros elementos de protección contra la covid-19. Esas líneas acumularon retrasos de hasta 50 minutos, lo que acabó perjudicando al ciudadano.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats