Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El ayuntamiento defiende los restaurantes del paseo marítimo y busca un acuerdo con Costas

La vicealcaldesa Sandra Gómez asegura que están consolidados y son un referente gastronómico Considera un «malentendido» que el ministerio quiera dejar a estos locales fuera de ordenación

El ayuntamiento defiende los restaurantes del paseo marítimo y busca un acuerdo con Costas

La situación de los restaurantes, chiringuitos, hoteles y demás usos terciarios en primera línea de la playa y zona de dominio público marítimo-terrestre deben quedar fuera de ordenación, es decir, no ser reconocidos en el nuevo plan especial del Cabanyal (PEC) que tramita el Ayuntamiento de València. Esa es la postura que defiende la Demarcación de Costas de València, dependiente de la Dirección General de la Costa del Ministerio de Medio Ambiente en el informe de alegaciones que mantiene bloqueado desde hace meses el nuevo plan del Cabanyal, que contempla la renaturalización de las playas de la Malva-rosa y El Cabanyal, mil nuevas viviendas, tres ejes verdes transversales y un hotel de 15 alturas.

Una postura que la vicealcaldesa y concejala de Desarrollo Urbano, Sandra Gómez, asegura «no tiene sentido» y así informó ayer, a preguntas de este diario, en la rueda de prensa de presentación de la Guía de Mobiliario Provisional. «Se lo hemos trasladado» a los técnicos de Costas en València, que «lo han entendido» y así lo argumentarán en Madrid, en la Dirección General de Costa. «Hay que respetar el uso terciario del paseo marítimo porque está asentado y consolidado y representa un referente a nivel gastronómico no solo a nivel local, también nacional», afirmó la vicealcaldesa. «No se entendería que aprobásemos el PEC sin incluir el terciario que ya hay» y que, por otro lado, cuenta con una concesión del ministerio, renovada hace tres años, que les ha permitido además acometer la reforma de sus locales para reducir la huella ecológica, eliminando las terrazas del paseo y subiéndolas a las primera plantas de los locales. Los hosteleros de la Malva-rosa tienen previsto hacer una inversión de 500.000 euros para adaptar sus negocios a las exigencias del ministerio, que ya en 2010 los puso en el punto de mira, obligándoles a reducir las terrazas.

Dejarlos fuera de ordenación sería ruinoso para estos negocios, que se devaluarían, recalcó Gómez, quien confía en poder desbloquear la situación y aprobar el plan del Cabanyal definitivamente en este otoño. Sandra Gómez espera poder alcanzar un acuerdo con Costas porque, a su juicio, el informe es fruto de un «malentendido», por lo que confió en «solucionar» la situación de los restaurantes y chiringuitos existentes. Otra cosa serán los nuevos usos terciarios o una eventual ampliación de las terrazas del paseo Neptuno que están previstos.

El hotel de 15 alturas sigue en el aire 

La vicealcaldesa Sandra Gómez confió ayer en poder llegar a un acuerdo con Costas sobre el informe contrario al Plan del Cabanyal por los usos que incluye. Para Gómez el informe, que insta a no reconocer esos usos y dejar a los restaurantes fuera de ordenación, «es fruto de «un malentendido». Igual que los reparos reiterados al hotel de 15 alturas previsto en Eugenia Viñes, en segunda línea de playa y fuera del dominio marítimo, porque «todavía está más lejos». «Aún tiene menos sentido»  

Compartir el artículo

stats