El alcalde Joan Ribó ofrece la Torre Miramar a un colectivo con el que se ha reunido esta mañana para hacer parkour. Los componentes de una entidad de València que practican parkour se han reunido con Ribó y este les ha ofrecido la Torre Miramar para hacer este deporte urbano.

Así, sería en la propia Torre Miramar donde se podría hacer escalada, en el interior del propio edificio que tiene múltiples recovecos que favorecen esta disciplina deportiva-urbana y en la rotonda cercana a la Torre.

El Ayuntamiento estudia habilitar la rotonda próxima a la Torre Miramar para la práctica del parkour y otras prácticas de ocio urbanas y aprovechar así los más de 7.000 metros cuadrados construidos que están sin utilizar, facilitando la accesibilidad, además de emplear la misma torre como rocódromo. El alcalde Joan Ribó lo ha trasladado esta mañana a representantes de la Asociación Parkour València con los que se ha reunido. El primer edil ha señalado que “estamos hablando con la Demarcación de Carreteras para buscar soluciones” a “la situación en que se encuentra” la Torre Miramar y su entorno, donde “se gastaron millones de euros que no tienen ninguna rentabilidad ciudadana”.

La rotonda donde se ubica la Torre Miramar, en la avenida Cataluña, es el espacio que el Ayuntamiento sopesa para facilitar la práctica del parkour y prácticas de ocio urbanas como por ejemplo la escalada, la danza urbana o la calistenia. De esa manera se daría “un uso ciudadano a los más de 7.000 metros cuadrados sin utilizar” que hay en el entorno de esta construcción.

Así lo ha indicado el alcalde a preguntas de los periodistas. Joan Ribó ha planteado como objetivos “dar un uso en un espacio hasta ahora perdido para la ciudadanía, a la vez que se potencia el deporte y se ofrece una alternativa de ocio responsable e inclusivo, especialmente para las personas jóvenes”. El alcalde de València ha hecho una reflexión sobre “la sensibilidad ante las nuevas formas de ocio juvenil vinculadas a aquello que se denomina ‘cultura urbana’: parkour, calistènia, danza urbana, escalada, skate…” y por eso ha mostrado la voluntad para la creación de instalaciones específicas para desarrollarlas aprovechando la propia ciudad y de la mano de los propios colectivos que ya practican estas disciplinas”. Además, Joan Ribó ha asegurado que estas iniciativas son “una alternativa a prácticas que de manera injusta a veces se aplican a todos los jóvenes, como es el botellón. El asociacionismo juvenil, la cooperación, la autosuperación, la constancia y el compañerismo también forman parte de nuestra juventud, y el Ayuntamiento quiere ayudar a intensificarlo”.

El alcalde ha hecho estas declaraciones acompañado del vicealcade y regidor de Ecología Urbana, Sergi Campillo, quien también ha explicado que será “proactivo para procurar la creación de una red de espacios mixtos de parkour”. Campillo ha destacado que el Organismo Autónomo de Parques y Jardines tiene el encargo de elaborar un diagnóstico detallado de la situación actual de estas prácticas en la ciudad (sobre todo de los casos de uso espontáneo de espacios imprevistos) y a continuación, hacer un diseño que sea de utilidad para crear una red de espacios de parkour y otras prácticas de ocio urbanas en los barrios”.