Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Críticas de turistas y hosteleros por los movimientos de arena en la playa

Lamentan que el trasvase de áridos desde el Cabanyal hasta la Garrofera se haga en el puente

Montones de arena en la 
playa del Cabanyal. m.a.m.

Montones de arena en la playa del Cabanyal. m.a.m.

Los valencianos y visitantes que estos días festivos se han acercado a las playas del paseo marítimo de València se han encontrado con el arenal vallado por obras e inaccesible en algunos puntos. El motivo son los trasvases de arena que se están llevando a cabo para extraer la que sobra en la playa del Cabanyal y llevarla a al sur (El Saler, Garrofera) para regenerar el cordón dunar destruido durante el temporal del pasado mes de enero. Usuarios de las playas y hosteleros valoran la medida, si bien lamentan que se haya hecho en estas fechas, coincidiendo con el festivo, en el que pese a la pandemia del coronavirus muchos se han acercado a la playa para comer, tomar el sol o pasar un día en familia. «Nuestros clientes se quejaban de que no podían ver el mar», asegura el presidente de los hosteleros del Paseo de Neptuno, José Miguel Bielsa. Y es que el movimiento de arena ha generado grandes montañas de este material en la primera linea de la playa, justo frente a los restaurantes y terrazas del paseo marítimo.

Las excavadoras y camiones empezaron a mover y transportar la arena el pasado 1 de octubre. Los trabajos se prolongarán unos quince días y para los mismos ha sido necesario vallar la zona, lo que ha obligado también a los bañistas a dar rodeos.

Los camiones llevarán la arena que por efecto del basculamiento (avance al norte y regresión al sur) se acumula en el Cabanyal a la playa de la Garrofera, que es una de las más castigadas en la zona sur. La previsión es trasvasar 34.000 metros cúbicos de arena a la Garrofera, para lo que se precisarán 2.000 viajes de camiones.

La arena se utilizará para regenerar el cordón dunar, que según el informe de la Concejalía de la Devesa Albufera es insuficiente para frenar el proceso regresivo de estas playas. El informe, que el alcalde, Joan Ribó, presentó a la ministra de Transición Ecológica en la reunión que mantuvieron el mes pasado en Madrid, se apunta a la necesidad de retranquear las dunas para ganar más metros de playa y rebajar la altura del cordón dunar para que los temporales no las arrastren.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats