Una gacela de Thomson nació la pasada semana en Bioparc Valencia, donde evoluciona perfectamente y permanecerá unos días junto a su progenitora en los recintos interiores, aunque "en breve" se prevé la incorporación a su rebaño. Este animal está incluido en la lista roja de especies en peligro de extinción, en cuya preservación colabora el parque.

Según Bioparc, tanto el parto como la crianza están siendo muy satisfactorias y las dos gacelas se encuentran "en perfecto estado". Al tratarse de una especie "muy delicada", el equipo técnico debe mantenerse pendiente de su correcta evolución, "pero sin interferir hasta pasados mínimo siete días".

A partir de ese momento se realiza una evaluación del estado de la cría y se sexa, confirmando en este caso que es un macho. A las dos semanas del nacimiento se incorporarán a su rebaño y saldrán al recinto exterior de la Sabana del parque. Se trata de la segunda gacela de Thomson nacida este año dentro del programa europeo de conservación (ESB) de esta especie.

La madre nació en Bioparc en 2012 de una de las primeras hembras que llegaron para formar el grupo reproductor valenciano. De esta forma, se puede contemplar a tres generaciones de esta especie en el recinto, dos de ellas valencianas. La gacela de Thomson está incluida en la lista roja de la UICN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza).

La gacela de Thomson (Eudorcas thomsonii) es una de las especies más ágiles y elegantes. De tamaño pequeño, es fácil de identificarla por la presencia de una franja negra en sus costados que separa sus lomos de color marrón rojizo de sus blancos vientres. Depredadores como los guepardos, solo pueden mantener sus extraordinarias velocidades durante pequeños períodos de tiempo, por lo que a menudo consiguen evadirlos al ser capaces de correr a más de 70 km/h.

Esta especie en España solo puede verse en Bioparc Valencia y en la reserva zoológica del desierto de Tabernas (Almería) donde se trasladaron varios machos nacidos en el parque valenciano.