El Ayuntamiento ha aprobado una línea extraordinaria de ayudas para el sector cultural de la ciudad de València a propuesta de la concejalía de Patrimonio y Recursos Culturales. En total se destinarán 1.520.000 euros, de los cuales un millón irá dirigido a autónomos y empresas y el resto, a asociaciones sin ánimo de lucro. Las ayudas podrán solicitarse a través de la sede electrónica del consistorio a partir de su publicación en el Boletín Oficial de la Provincia de València (BOPV). Los solicitantes dispondrán de veinte días para presentar la documentación y, para evitar agravios, el orden de tramitación y, si procede, de la concesión de las ayudas se decidirá por sorteo.

De las ayudas quedan excluidas las artes escénicas y las fiestas, dado que dependen otras concejalías.

Para optar a la línea de ayudas, los candidatos tendrán que cumplir tres requisitos: tener el domicilio fiscal o una sede comercial en la ciudad de València, estar dados de alta en el registro cultural correspondiente y ser asociaciones, empresas o autónomos dedicados al mundo de la cultura.

Las asociaciones sin ánimo de lucro recibirán cantidades económicas de entre 1.200 y 3.500 euros dependiente del número de socios mientras que las empresas y los autónomos podrán cobrar entre 2.000 y 4.000 euros en función del número de trabajadores. Además, aquellas empresas o autónomos que acrediten estar inscritos en una asociación profesional recibirán otros 2.000 euros adicionales.

La concejalía de Patrimonio y Recursos Culturales confía en que la línea de ayudas aprobada llegue a todo el sector cultural de la ciudad. De hecho si, una vez repartidas las cantidades, sobrara dinero, el remanente se prorratearía entre los participantes.

"Un servicio esencial"

La concejala de Patrimonio y Recursos Culturales, Glòria Tello, ha afirmado que la cultura “es un servicio esencial” y que “la administración no puede quedar al margen de la situación que vive el sector a causa de la pandemia del covid-19”. En este sentido, Tello ha afirmado “el Ayuntamiento está haciendo una apuesta que no tiene precedentes para garantizar la supervivencia de las industrias culturales de la ciudad”.