«Una oportunidad única para construir entre todos y prestigiar tanto a València como los municipios que forman parte de la ruta». Así definía ayer el secretario autonómico de Turismo, Francesc Colomer, el inicio del Año Jubilar del Santo Cáliz, que empieza el próximo domingo y que permitirá volver a visibilizar una reliquia, «la más importante de la Humanidad», dentro de un contexto como el actual, en el que el viaje en grupos familiares o individual es una de las alternativas salvables.

El estamento civil y el eclesiástico coincidieron ayer en señalar, cada uno en su vertiente, la importancia del Año Jubilar, que se prolongará hasta el 28 de octubre de 2021 bajo el lema «Cáliz de la Pasión».

El cardenal Antonio Cañizares señaló, en ese sentido, que «al pensar en la Pasión de Jesús y en la humanidad habrá que pensar en València, también como foco de atracción para venir a adorar y entrar en el gran misterio de la eucaristía» y aseguró que representará «un gran bien para València» y el resto del mundo. «Es un evento impresionante».

La Catedral también aprovechará el Año Jubilar para mostrar otras dos reliquias, un fragmento atribuido a la cruz en la que Cristo fue crucificado, y un fragmento de la corona de espinas.

Además, como obra social que acompañará al año jubilar, se anunciaba la creación de una residencia para personas mayores con hijos con discapacidad, a iniciativa del cardenal Cañizares, un proyecto que se enmarca en la vertiente del Año Jubilar por la que se fomentarán las obras de misericordia.