Marxalenes será el barrio en el que se edificará la primera construcción de vivienda pública con criterios innovadores y de sostenibilidad social, económica y medioambiental. Se trata de un edificio de seis alturas, que aumentará el parque público de vivienda de València, se levantará en la calle Joaquín Ballester mediante un concurso de proyectos.

Se trata de una prueba piloto que ha sido impulsada por la Generalitat para conseguir la transformación del entorno urbano construido. Se enmarca en los objetivos del acuerdo municipal adoptado para la recuperación y reconstrucción de la ciudad para paliar el impacto de la pandemia del coronavirus, y -en palabras del alcalde Joan Ribó- “encaja perfectamente en la idea del gobierno local de hacer de València una ciudad más habitable y sostenible”.

En esta ocasión, el propósito es incrementar el parque de vivienda pública en la ciudad consolidada, es decir, en vacíos urbanos de los barrios, con la aplicación de todas las posibles herramientas de innovación para avanzar en sostenibilidad, tanto en términos sociales, económicos y medioambientales.

Joan Ribó, que ha subrayado “la importancia” de las iniciativas para promover las intervenciones urbanísticas de la ciudad con propuestas sostenibles, ha recordado “la voluntad municipal de replantear el modelo de vivienda con espacios comunes y de convivencia, y con sistemas de eficiencia energética y elementos sostenibles en todos los aspectos”.

El vicepresidente segundo del Consell y conseller de Vivienda, Rubén Martínez Dalmau, ha explicado que hacía más de 10 años que no se había dado ningún paso en la construcción de vivienda pública, y ha resaltado que “hoy empieza una nueva etapa con una vivienda pública de referencia, que se materializará en un solar vacío de casi 300 metros cuadrados en el que se ejecutará un edificio, con una inversión de 2,3 millones de euros, más de 2.200 metros cuadrados habitables”.

“Se escogerá el proyecto más conveniente y más adecuado para conseguir la transición ecológica que queremos para las primeras casas públicas impulsadas por la Generalitat en València con una arquitectura bioclimática y elementos sostenibles”, ha aclarado.