Los vendedores de flores de la Plaza del Ayuntamiento han arrancado al concejal de Movilidad, Giuseppe Grezzi, una concesión que permanecerá vigente desde el miércoles y hasta el domingo, 1: las personas que quieran adquirir centros y ramos en cualquiera de las paradas de la plaza podrán aparcar en las zonas de carga y descarga que hay alrededor del centro. Se levantará, de esta manera, la mano para cumplir con una costumbre muy de esta fecha y que es básica para el negocio: la adquisición de ramos prácticamente en el momento, antes de acercarse a los cementerios. No se trata, como ocurre con el otro gran pico del año, San Valentín, de ramos que se encargan y que las propias tiendas suelen repartir con su servicio de entrega. Aquí, por lógica, son los familiares de los difuntos los que acuden, adquieren y se van.

Estos estacionamientos (hay para diez plazas) de todos modos, no podrán ser motivo de picaresca: la parada debe señalizarse y comunicarse a la Policía Local. En caso de que los agentes puedan detectar que alguien está haciendo una parada injustificadamente prolongada, está en disposición de sancionarla.

Independientemente de la venta en tiendas, los vendedores de flores ya están autorizados para establecer puestos no sedentarios en los aledaños del camposanto, que estarán disponibles hasta el domingo.

Movilidad contribuye al desarrollo de la festividad con un refuerzo en las líneas de autobús que tienen parada junto al Cementerio General. Así mismo, habrá un autobús lanzadera que saldrá desde la calle Periodista Azzati y que dejará también en el camposanto.

Independientemente, el ayuntamiento está haciendo continuos llamamientos a espaciar la visita a los cementerios y no esperar al fin de semana.