La biblioteca municipal de Benimaclet reabre tras las obras de ampliación y modernización convertida en la más grande de la red de València, con casi 700 metros cuadrados, un espacio polivalente para actividades culturales y una nueva 'bebeteca'.

Cuenta con una sala principal equipada y modernizada, otra de estudio anexa y puestos de lectura. La mejora de las instalaciones era una de las reivindicaciones de los vecinos del barrio, destaca el Ayuntamiento en un comunicado.

Esta obra implicó la demolición de tres locales de propiedad municipal (unidad sexta de Policía Local, Universidad Popular y la biblioteca Carola Reig) para destinar toda la superficie a la nueva biblioteca y la Universidad Popular, casi 11.000 m2.

El proyecto costó casi un millón de euros, con financiación de Patrimonio de la Generalitat a través del 'Plan Confianza' y del consistorio para renovar el mobiliario. También se mejoró la iluminación, se modernizaron las instalaciones sanitarias, se adaptó a la nueva normativa sobre accesibilidad, se implementaron sistemas de protección contra incendios y se mejoró la insonorización.

Como principal novedad, la zona infantil incluye un servicio de atención especial para la primera infancia, un espacio adecuado y un fondo de libros seleccionados para los más pequeños. Los baños ahora también cuentan con cambiadores de pañales, tanto el de hombres como el de mujeres.

Paralelamente, el nuevo espacio de interés cultural (EIC) extenderá las funcionalidades de la biblioteca Carola Reig, convirtiéndose en una sala de exposiciones, presentaciones de libros, conferencias o debates.

Esta área polivalente expone actualmente la exposición de ilustraciones 'Jaume I passejant per València', con 19 ilustraciones de espacios emblemáticos de la ciudad en los que hay que buscar la figura del rey.

En la reapertura, la concejala de Acción Cultural, Maite Ibáñez, ha asegurado que "nada tiene que ver con la antigua biblioteca" y ha celebrado que llegue a "un barrio de una tradición tan amplia y activa con la cultura y con una población estudiantil tan grande como Benimaclet". "Las bibliotecas son mucho más que unas salas de consulta y estudio, son verdaderos espacios culturales", ha reivindicado.

Por su parte, la edil de Gestión de Recursos, Luisa Notario, ha destacado que los locales tenían deficiencias de accesibilidad, problemas de ruidos y baja eficiencia energética porque eran muy antiguos. "Esta obra no solo ha añadido espacio en la biblioteca y la Universidad Popular, también ha añadido valor a las instalaciones, haciéndolas funcionales y confortables".