Cada día, más de 1 mujer necesita protección policial en la ciudad de València para defenderla de sus parejas o exparejas, y cada día, más de 1 hombre es detenido por violencia machista en la capital valenciana.

Estas cifras que el concejal de policía local Aarón Cano calificó ayer de «preocupantes», son más alarmantes si cabe, si se tiene en cuenta que los datos de 2020 apuntan a una situación «peor que el año pasado», lo que llevó al máximo responsable policial de la ciudad a lamentar que «no estamos avanzando en la lucha contra la violencia de género, el fenómeno es creciente y nadie -con independencia de sus condiciones socio-laborales- está libre de padecerla».

No en vano, en este momento, un total de 1.300 mujeres tienen asignada protección policial cada día en València para protegerlas de la violencia machista. Aarón Cano advirtió que en 2020 ya hay dictadas 445 nuevas órdenes de protección sobre mujeres, cifra que a falta de 2 meses, apunta peligrosamente a superar las 635 del año pasado. La Policía Local de València tiene a su cargo en este momento la protección de 646 personas, el resto, hasta 1.300, son asumidas por la Policía Nacional o Guardia Civil.

Estos números, subrayó el regidor de Protección Ciudadana, «son democráticamente inasumibles» pues estas víctimas de la violencia de género «tienen coartada su libertad y esto es muy grave», añadió.

Paralelamente, el problema sigue creciendo pese a que las autoridades actúan. «En València, la Policía Local ha detenido hasta 31 de octubre a 356 maltratadores por violencia machista», esto supone que cuando acabe 2020 se habrán producido más de 1 detención al día por violencia de género. El año pasado fueron 309 los detenidos, cifra terrible que ya ha sido superada a falta de 2 meses. El regidor dibujó el perfil de las agredidas: «Más del 70% conviven con quienes las maltratan; el 72%, tienen entre 21 y 50 años; el 79% de los ataques ocurren en el ámbito privado; el 61% tienen hijos y el 48% no trabaja, por lo que dependen económicamente de sus agresores».

Por ende, el fenómeno cada vez se expande más a las nuevas generaciones: «Un 29% de las agresiones las sufren chicas de 21 a 30 años, y en la franja de 16 a 20 ya hay un 5%». En este último segmento, se atrevió a indicar Cano, parece que se denuncia mucho menos que en el resto de tramos de edades. «Estamos ante la punta del Iceberg», razonó.

Todos estos datos, los vinculó también Cano con el marco político y social que vivimos. En concreto, el concejal socialista criticó con dureza a los responsables del partido Vox a los que censuró por «ser negacionistas» de esta lacra social y porque desde que están presentes «en instituciones como les Corts Valencianes o en el Ayuntamiento de València» se ha retrocedido en cuanto a avanzar en la lucha contra la violencia machista, y además es imposible aprobar «una Declaración Institucional sobre la Violencia de Género». «Hay cosas que tenemos que cambiar -comentó-, es evidente ante estos datos que no es suficiente con lo que estamos haciendo», subrayó.

Por ello, llamó a la colaboración ciudadana y a la censura generalizada de la sociedad ante quienes consienten o acallan la violencia machista.

«Miles de personas en España, la Comunitat y València votan a Vox», una formación, vino a explicar, que niega este drama terrible, por lo que hay que trabajar mucho en sensibilización social. En cambio, desde el punto de vista político lamentó que el PP gobierne con Vox en numerosas ciudades y autonomías, porque «si gobernasen estos dos partidos en el Ayuntamiento de València esta rueda de prensa sobre la violencia machista -comentó, por ayer- sería muy distinta», remachó.