Al València CF de Peter Lim se le acaba el tiempo para ejecutar la Actuación Territorial Estratégica (ATE) de Mestalla, aprobada por la Generalitat en 2015 con el objetivo de facilitar al club la construcción de un nuevo estadio en terrenos municipales (previa permuta) que se financiaría con una operación urbanística con 400 viviendas y una galería comercial en los terrenos del actual campo en la avenida Aragón. El alcalde, Joan Ribó, dio ayer un ultimátum al club y advirtió de que si el 15 de mayo próximo, esto es dentro de medio año, el Valencia no ha dado pasos claros para acabar el nuevo estadio, cuyas obras están paradas desde 2009, se pedirá a la Generalitat que dé por caducada la condición del Valencia CF de promotor de la ATE. El ayuntamiento abre así la puerta a un nuevo promotor, público o privado, que pueda desarrollar la operación.

El alcalde de València, Joan Ribó, y la vicealcaldesa, Sandra Gómez, comparecieron ayer para aclarar al club, que ya ha hecho cálculos económicos de las perdidas que podría acarrearle la caducidad de la ATE por la merma de aprovechamiento terciario que implicaría, que «no habrá más prórrogas» como la directiva planteó en septiembre al presidente de la Generalitat, Ximo Puig, y al propio Ribó.

El alcalde aseguró que en la decisión de anular la ATE si en seis meses el club no ha movido ficha y retoma los trámites administrativos y las obras «estamos codo a codo» Generalitat y ayuntamiento. Así lo acordaron este jueves Ribó y el conseller de Obras Públicas, Arcadi España.

Los servicios jurídicos del ayuntamiento han analizado la ATE al detalle y han encontrado una posibilidad legal para poder ejercer el derecho a cambiar al promotor de la actuación urbanística si el actual no cumple los plazos. Una posibilidad que la ATE, insistió el alcalde, estipula en su artículo 5.3 y que el ayuntamiento ejercerá el próximo 15 de mayo.

La posibilidad de que una empresa privada, una plataforma o incluso una administración pública puedan optar a desarrollar la ATE de Mestalla son las opciones que baraja el consistorio. El alcalde aseguró que tiene previsto reunirse con la plataforma de empresarios valencianistas interesada en comprar el Valencia CF. La opción de la venta del club a esta plataforma es una opción «muy interesante», destacó el alcalde.

El alcalde recalcó que desde septiembre, cuando se pidió al club un gesto inequívoco de su voluntad de retomar las obras a lo largo de 2021, el Valencia CF «no ha dado un solo paso» encaminado a tramitar la nueva licencia de obras.

La vicealcaldesa por su parte aseguró que si finalmente la ATE se anula, el Valencia CF tendrá que derribar el nuevo e inacabado estadio de la avenida Corts Valencianes, cuyo deterioro y abandono perjudican la imagen de la ciudad. «La obra no se va a quedar allí» y no solo por la mala imagen que refleja sino por que «es un peligro».

«Esta ciudad ha sido muy generosa con el València, entregándole unos terrenos que hoy en día no se si hubiera hecho». «Lo lógico», reiteró Gómez, es «que el València acabe el estadio y se traslade allí»

Ribó explicó ayer que en su encuentro con Arcadi coincidieron en su preocupación por el entuerto urbanístico de la ATE. «Pasa el tiempo y no vemos ninguna señal de que el Valencia CF cumpla con su obligación como promotor de la ATE».

«No estamos dispuestos a prolongar esta situación sin que haya signos de que se quiere avanzar», insistió el alcalde, quien aseguró que el club «no está cumpliendo con sus compromisos y caducaremos la ATE o buscaremos un nuevo promotor».

«Es imprescindible que el club dé pasos legales, administrativos y urbanísticos. No voy a poner líneas rojas, pero si no se hace nada vamos a cumplir con la legalidad» que marca la propia ATE de Mestalla.

La «baza» del artículo 5.3 para cambiar al promotor

«El tiempo se acaba», repitió ayer el alcalde, Joan Ribó, en varias ocasiones advirtiendo al club de las consecuencias de su inacción ante la exigencia del ayuntamiento de acabar las obras del nuevo estadio. El alcalde exhibió la baza legal que han encontrado los servicios jurídicos para presionar al club que se incluye en el artículo 5.3 del decreto de aprobación de la ATE de Mestalla y que estipula que el «incumplimiento por parte del promotor de las condiciones y plazos de ejecución determinará su sustitución o la caducidad de la ATE y la incautación de las garantías prestadas». 

«La legislación es muy clara y vamos a trabajar en esta dirección», remachó ayer Ribó. El citado artículo también determina que el València puede renunciar o transmitir la condición de promotor de la ATE, una opción que quedaría en manos del club. Lo que ayer dejó claro Ribó es que «no habrá prorroga».