El jardín que hay junto al estanque del Palau de la Música en el interior del antiguo cauce ha sido vallado para empezar a acometer la primera gran reforma del Circuito 5K dedicado a los deportistas. De esta forma, el trazado, en sus últimos o primeros doscientos metros (según el sentido de la marcha), evitará la zona de conflicto en la que, a pesar de la señalización, confluyen corredores, peatones y ciclistas, generando no pocos problemas.

Es la primera modificación sustancial del tramo dedicado a los corredores desde que fue inaugurado hace cinco años.

Con estas obras, en las que la Fundación Trinidad Alfonso invertirá 110.000 euros, se prolongará el trazado de la misma por la zona ajardinada, para conectar con lo que son ya los últimos o primeros metros de la «pista». De hecho, poder encajar este trazado sobre un jardín ya hecho, y que está formado por numerosas secciones fue un auténtico desafío. Desde que se inauguró se ha convertido en uno de los referentes para la práctica del deporte, sin más pega, en todo caso, que la invasión del mismo por parte de peatones, especialmente en fin de semana.

Está previsto que las obras estén finalizadas a final de año y apenas afectarán al diseño del jardín actual.