Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La muralla del siglo XIV sale de nuevo a la luz en las obras del paseo de la Ciudadela

Los arqueólogos encuentran los restos de la barbacana o «antemuro» del recinto fortificado y el foso con material cerámico y restos de animales

Muralla

Muralla

Las obras de renovación de una tubería para el suministro de agua potable que está llevando a cabo la Concejalía del Ciclo Integral del Agua, en la marginal derecha del río, en el paseo de la Ciudadela, han sacado a la luz nuevamente los restos arqueológicos de la muralla medieval del siglo XIV, en concreto de la barbacana o antemuro y el foso. En 2018 ya se localizaron, también durante las obras de renovación de las canalizaciones de agua entre Blanquerías y la plaza de Tetuán, los restos de la Puerta de la Trinidad o «dels catalans» y la muralla islámica del siglo XI.

Las obras de instalación de la tubería en el tramo comprendido entre la plaza de Tetuán y la plaza de América avanzan en la medida que se van concluyendo los trabajos arqueológicos. Los arqueólogos, dirigidos por Marisa Serrano, han recuperado gran cantidad de restos de cerámica y huesos de animales, fundamentalmente ovejas y cabras, entre los materiales de relleno de la barbacana y el foso, de los que se han extraído ya ocho cajas con fragmentos cerámicos de escudillas de loza azul, recipientes vidriados en verde y cerámica de cocina.

La muralla del siglo XIV sale de nuevo a la luz en las obras del paseo de la Ciudadela

En el tramo excavado en la plaza Tetuán, en la calzada junto al carril bici de nueva construcción, se han documentado restos de dos muros, localizados junto al puente del Real, que pertenecen al recinto defensivo de la muralla de época bajomedieval, en concreto, a la barbacana del foso de la muralla. En las excavaciones también se ha localizado el antemural de cierre este de la barbacana.

En la intervención arqueológica está previsto encontrar más restos de la muralla medieval, que recorría la marginal del río y que fue derribada en el siglo XIX, manteniéndose solo las puertas de Serranos y las de Quart. La muralla medieval cristiana está bien documentada en el tramo del paseo de la Ciudadela-Plaza de Tetuán, en concreto en las excavaciones que se llevaron a cabo en el convento de Santo Domingo, por lo que los restos hallados ahora junto al pretil del río, por la proximidad a la muralla ya documentada y por discurrir en paralelo por la marginal estarían relacionados con el antemuro o barbacana de la muralla, que «no habían sido documentados hasta la fecha», afirma el informe arqueológico.

En las dos campañas de seguimiento arqueológicos 2018-2020 se han podido situar y documentar el recinto completo de la barbacana del foso medieval de la muralla cristiana, la posterior colmatación del mismo en el siglo XVIII, así como los muros del trinquete del siglo XVIII. Emivasa también tiene previsto renovar la tubería, ésta de menor dimensión, en el tramo comprendido entre la plaza de Tetuán y la Porta de la Mar, donde también será necesario llevar a cabo seguimiento arqueológico.

Compartir el artículo

stats