Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El censo de falleros se reduce un 10% por los efectos de la pandemia

El último recuento señala 12.629 bajas por 2.374 altas sobre los cien mil que iniciaron el año

Grupo de falleros en la Crida de 2020. | LEVANTE-EMV

Grupo de falleros en la Crida de 2020. | LEVANTE-EMV

El censo fallero ha bajado un diez por ciento desde el inicio del nuevo ejercicio. Es el resultante de las doce mil bajas (12.629) registradas desde abril y su compensación con las algo más dos mil altas (1.494 adultos y 880 infantiles) en ese mismo periodo de tiempo sobre el total con el que arrancó el año, con 99.757 censados. Unos datos sin que la totalidad de comisiones hayan comunicado cuál es su crecimiento vegetativo desde el inicio de la pandemia.

Estos datos de merma del censo se dieron a conocer en la última asamblea de presidentes de forma inesperada: se había suscitado la pregunta en la asamblea y la delegación de informática «apretó el botón», transmitiéndole a la secretaria general estos datos.

Queda todavía un periodo de purga de diez días, en los que se insta a las comisiones a actualizar los censos. Todo ello, para poder tener una visión de conjunto de en qué forma ha afectado la crisis del coronavirus a los censos falleros y, como ha dicho repetidas veces el concejal Carlos Galiana, para poder articular «medidas para paliar sus efectos».

Y es que las comisiones son reacias por definición a comunicar sus bajas. Es una práctica no siempre puesta en práctica con rigor (de hecho, da más opción a tener puestos disponibles en la ofrenda). Pero que ahora se hacen necesarios para conocer el alcance de los daños sociales sufridos por la fiesta.

Bajas por decepción

Vino a cuenta de la pregunta del presidente de Carrera San Luis-Dr. Waksman, que ya en la anterior reunión preguntó si había datos más o menos precisos sobre la cantidad de bajas que se han producido en este periodo de pandemia. Y en concreto, si las comisiones se habían animado a actualizar sus censos incluyendo altas y bajas.

Hay que recordar que, en los primeros meses de pandemia, el censo consiguió parar la caída a base de medidas como la reducción de cuotas o la esperanza en la recuperación. Al instalarse la crisis económica y el impago por no poder celebrar más que contadas actividades, el cóctel ha jugado, y todavía jugará, en contra de los efectivos humanos.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats