El señorial palacete de Burgos, más conocido como la casa del médico, en la avenida del Puerto ha entrado en la recta final de las obras de rehabilitación que ha llevado a cabo el nuevo dueño de este singular edificio, cuya arquitectura de estilo romántico sobresale en esta transitada avenida de València. La retirada de los andamios que han rodeado durante meses el inmueble deja a la vista el trabajo realizado en el edificio, diseñado hace un siglo por el arquitecto Javier Goerlich, que ahora ha recuperado en gran medida su aspecto original.

La rehabilitación de la casa del médico de València ha sido dirigida por el arquitecto Javier Hidalgo, que ha llevado a cabo una cuidadosa recuperación de los elementos originales del palacete, tanto del interior, con su decoración de estilo modernista, como del exterior, donde se ha recuperado el color ocre original de las fachadas así como las carpinterías y miradores de madera.

Las cúpulas de teja vidriada y el torreón también lucen ahora como estaban en su época original.

La previsión del nuevo dueño del edificio es trasladarse a vivir al palacete en los próximos meses puesto que el edificio se recupera para uso residencial, descartándose así el uso hotelero barajado hace unos años.

Así es por dentro la "casa del médico" de la avenida del Puerto Arturo Iranzo