El nivel de congestión del tráfico en València descendió un 15 por ciento respecto a 2019 y la ciudad registró un total de 89 días con baja frecuencia de circulación, según el Traffic Index 2020 de la empresa TomTom. El estudio hace referencia, inevitablemente, a la influencia de las restricciones provocadas por la covid-19, ya que prácticamente paralizó la actividad del país y su movilidad durante prácticamente un mes. Pero a pesar de esta clara reducción, el informe señala que València se ha convertido en la cuarta ciudad española con más problemas de fluidez, empeorando cuatro posiciones respecto a 2019. Barcelona repite como la más atascada, por delante de Granada y Santa Cruz de Tenerife.

València tuvo un nivel de congestión del 17 %, lo que según la fórmula que utiliza TomTom significa que en un trayecto que normalmente se realiza en media hora, un conductor invertiría 5,1 minutos más que sin tráfico, es decir, un 17 por ciento más.

El descenso del tráfico «ha tenido continuidad en el tiempo», según la compañía de tecnología de localización, y durante todo el año pasado el «cap i casal» ha tenido números significativamente más bajos que en 2019, y que se traducen en una reducción de las horas que perdieron los valencianos en atascos y en horas punta, con un total de 64 horas durante 2020, 18 horas menos que en 2019.

El informe apunta que además de las restricciones de movilidad por la pandemia, el descenso continuado del tráfico en los siguientes meses se debe «a las nuevas tendencias como el teletrabajo, que reduce la movilidad, precisamente durante las horas punta».

El estudio, que ofrece información detallada sobre cómo fue la situación del tráfico en más de 400 ciudades de 57 países durante 2020, ha analizado las 25 ciudades españolas más importantes y explica que abril fue el mes con menos tráfico en València (coincidiendo con el momento más severo de las restricciones) con solo un 3 por ciento de congestión en la ciudad, aunque el estado de alarma limitó los desplazamientos no esenciales. Por el contrario, febrero (justo antes de la pandemia) se situó como el más congestionado con un 22 por ciento. La ciudad registró el nivel de congestión más alto el 5 de noviembre, con un 39% y coincidiendo con el fuerte temporal que sufrió la comunidad autónoma durante esos días, indica el estudio.

En el ranking mundial València ocupa el puesto 271º , y el 173º de Europa, empeorando 21 y 5 posiciones, respectivamente.

Con todo resulta chocante que el informe de TomTom asegure que Madrid fue la décima ciudad más congestionada de España en 2020, y que tuvo en general menos problemas de tráfico que ciudades como Granada, Santa Cruz de Tenerife, Santander, València, Palma de Mallorca, Murcia, A Coruña y Las Palmas.

¿Cómo calcula el nivel de congestión TomTom? La compañía explica que es el tiempo extra que un conductor tarda en llegar a su destino, comparado con situaciones en las que no hay atascos. Por ejemplo, un 53% de nivel de congestión en una ciudad significa que en un desplazamiento de 30 minutos tardaremos un 53% más en llegar que en situaciones óptimas.