«El agravamiento de la crisis sanitaria y el importante número de contagios en la Policía Local», ha obligado a la jefatura del cuerpo a adoptar medidas excepcionales para evitar nuevos contagios y garantizar un servicio que se considera «esencial». En una nueva circular firmada por el comisario jefe, José Vicente Herrera, se ordena hacer turnos de siete días, siempre con la misma pareja y vehículo, con limitación a dos en el número de personas que pueden salir juntas a almorzar y formando grupos burbuja. Además, se recuerda que la mayoría de los contagios se producen en el ámbito social y se pide máxima responsabilidad también fuera del trabajo.

Según se hace constar en la orden, a la que ha tenido acceso Levante-EMV, la situación actual obliga a la urgente reforma de los turnos y horarios, de manera que los agentes trabajen siete días seguidos y descansen otros siete, constituyendo burbujas o compartimentos estancos que dificulten la transmisión del virus.

Así mismo, los cambios de turno se harán con 15 minutos de diferencia para no juntarse, las patrullas serán fijas, los servicios unipersonales (policía de barrio esencialmente) se mantendrán de la misma forma, los descansos se harán por parejas y no se podrán formar patrullas con los «picos» de diferentes unidades.

Las medidas, de todas formas, afectan también al ámbito personal de los agentes, pues la circular insiste mucho en el peligro de las relaciones sociales fuera del trabajo, denominador común en la mayoría de los brotes.

De hecho, se apela a la responsabilidad personal de cada uno y se establecen normas obligatorios para los momentos de descanso de los policías y su posible reunión en establecimientos públicos. En concreto, se establece que solo podrán reunirse, por ejemplo a almorzar, los dos integrantes de la patrulla, y en caso de compartir local con otra patrulla deberá colocarse en otra mesa «lo más alejada posible entre sí».

Esta orden fue aprobada en la Mesa Técnica celebrada ayer con el voto favorable de todos los sindicatos, entre ellos Comisiones Obreras, que asegura que desde octubre habían venido pidiendo medidas similares.

La Concejalía de Protección Ciudadana «siempre ha trabajado con el objetivo de proteger a la plantilla y esta medida responde al mismo propósito: proteger a los que nos protegen», según dijo el concejal del área, Aarón Cano, quien aseguró que el nuevo horario no es similar al que puso en práctica la Policía Local de València en marzo, que era de 7 días trabajados y 14 descansados. «En estos momentos no es posible, entre otras razones porque la cuarentena ha bajado y estamos adaptándonos a criterios sanitarios», dijo el concejal.