Con las fiestas de todo tipo suspendidas hasta nueva orden, la junta de gobierno tiene previsto aprobar hoy el calendario de actividades festivas municipales. Que empiezan con San Vicente Mártir, que tiene lugar al día siguiente (22 de enero) y que ya está más que clausurada. Este acuerdo es el que da facultades al concejal Carlos Galiana para poner en marcha las gestiones administrativas que se consideren adecuadas para el desarrollo de las fiestas. Es decir, se le habilita para solicitar el uso de dominio público o para licitar o contratar.

La situación podría calificarse hasta como anacrónica, puesto que se somete a examen, por ejemplo, la celebración de las fallas en «febrero y marzo de 2021». Tan sólo es comprensible por una nota de encabezamiento, en la que señala que «se toma como fecha de referencia la tradicional de cada celebración, que, en todo caso, están con carácter provisional, siempre en función de las normas y recomendaciones dictadas en cada momento por las autoridades sanitarias».

La lista continúa con fiestas que se dan por incelebrables, como San Vicente Ferrer (12 de abril), Virgen de los Desamparados (9 de mayo) o Corpus (6 de junio), pero ya daría manos libres para, por ejemplo, poder contratar actividades que se emitieran on line.

Ya dentro del plazo del segundo semestre se incluyen la Gran Fira, el Carmen (16 de julio), el 9 d’Octubre, Navidad, Expojove (26 de diciembre-4 de enero), la Nochevieja de 2021 y la Cabalgata de Reyes de 2022.