La Comisión de Desarrollo Urbano aprobó ayer el convenio del antiguo molino arrocero de la Torre, un inmueble de indudable valor patrimonial que siguen el modelo de casa-factoría. Con la reordenación urbanística se pretende calificar como Bien de Relevancia Local (BRL) el molino arrocero, proteger el resto del conjunto edificatorio e independizarlo de nuevas construcciones, mejorando con esto su contemplación y poder abrir al uso público.