La Conselleria de Política Territorial, Obras Públicas y Movilidad ha puesto en funcionamiento dos aparcabicis en las estaciones de Alboraya-Peris Aragó y Quart de Poblet de la red de Ferrocarrils de la Generalitat (FGV). Estas instalaciones, que han sido construidas entre diciembre de 2020 y este mes, han supuesto una inversión de 60.000 euros.

Las obras han consistido en la implantación de estructuras ligeras de acero y cristal junto a las estaciones de metro de Alboraya-Peris Aragó y Quart de Poblet, concretamente se ha habilitado una estructura metálica ligera lacada en blanco, un cerramiento de cristales templados decorados con vinilos traslúcidos y una cubierta metálica que protege de la lluvia.

El conjunto dispone de una puerta de acceso con apertura desde el exterior mediante lector de tarjeta de transporte sin contacto, de dieciséis arcos de acero anclados al pavimento donde asegurar las bicicletas, alumbrado nocturno y un sistema de videovigilancia conectado, al igual que el control de acceso, con los sistemas de la estación de FGV.

El conseller, Arcadi España, ha señalado que "on los aparcabicis se trata de fomentar el transporte saludable" y que estos emplazamientos "facilitan los viajes combinados de bici y metro" de las personas usuarias con destino u origen a una distancia de la estación de metro "que permita elegir esa combinación frente a otros modos motorizados".

Otro de los objetivos de estas instalaciones en las dependencias de las estaciones de metro es, según España, "dotar de mayor seguridad a las bicicletas que quedan estacionadas bien durante la jornada laboral o bien entre jornadas laborales".

En este sentido, las bicicletas estacionadas quedan protegidas de la lluvia y están alojadas en un recinto videovigilado, al que se accede mediante una tarjeta de transporte conocida.

Esta iniciativa de fomento de la movilidad sostenible queda enmarcada en el conjunto de actuaciones de la Conselleria enfocadas a contrarrestar el posible aumento del uso de modos de transporte motorizados como consecuencia de la pandemia de Covid-19.