Joan Ribó ha mostrado su preferencia dentro de la acometida final de las líneas de metro en dirección al mar. Antes que generar la nueva L-11 (la que cruza el puente de l’Assut d’Or y discurre por Juan Verdeguer) prefiere la prolongación de la L-10; es decir, que ésta llegue de una vez a Nazaret y que, desde ahí, enfile el puente de Astilleros y la fachada portuaria para conectar con el resto de Poblats Marítims. «Es muy importante que una línea de tranvía pase por El Corte Inglés pero es mucho más importante que las líneas se conecten, y se conecten dos barrios marítimos como son el Cabanyal y Nazaret», aseguró el alcalde, en referencia a que la L-11 discurrirá y tendrá parada junto a la gran zona comercial del final de la Alameda y que así se lo va a trasladar a la Conselleria de Obras Pública en una reunión prevista para esta semana. «Nos felicitamos de la ampliación de la L10. Al Ayuntamiento, a La Marina y a la Autoridad Portuaria nos interesa muchísimo y al barrio de Nazaret también le interesa muchísimo la prolongación. Si se hace todo a la vez, estupendo, pero como los recursos son limitados, queremos manifestar nuestra prioridad».

Y con el Valencia CF, a la espera

También se le preguntó ayer, y ya es una cuestión recurrente, porque el tiempo pasa y el silencio permanece, sobre el futuro de las obras del nuevo estadio del Valencia CF. El tiempo se agota y Ribó volvió a ser contundente: «nuestra posición es muy clara: no somos partidarios de prolongar la ATE (Actuación Territorial Estratégica) y por supuesto continuamos pidiendo al club que cumpla con sus compromisos y sus obligaciones en un tiempo que se acaba».

Como éste suele contestar con poca seguridad, Ribó evocó a Santo Tomás al indicar que prefiere los hechos: «Cuando vea las actuaciones, encantado y cuando me dicen que se va a hacer, creo que no es una cortina de humo sino que hay una voluntad de que se haga. Si pasado un tiempo no se hacen estas actuaciones pues entonces podemos decir que lo que se decía no estaba ajustado a la realidad».

Todas estas afirmaciones las hizo durante la presentación de la nueva página web de la ciudad. El viejo portal «valencia.es» se ha transformado en una web de servicios, destinada especialmente a ser un instrumento mediante el cual la ciudadanía pueda hacer las gestiones ordinarias en formato digital.